Empiezan las navidades, el parón ligero en España y por consiguiente los fichajes de invierno donde se empieza a especular con fichajes para todos los equipos y donde nombres de talla mundial son puestos en el mercado y en la órbita de equipos de primera clase, pero el fichaje estrella es la posible vuelta de un buque insignia del Atlético de Madrid, un jugador que ha crecido en las categorías inferiores del equipo, que ha conseguido subir al equipo a primera cuando este estuvo en segunda y que tuvo que marcharse del equipo para sanear un poco las arcas , una marcha que no le gustó ya que no se esperaba irse del Madrid, aunque gracias a esto creció como jugador, Fernando Torres, el niño, puede volver a casa por Navidad, aunque ya ha crecido y mucho.

Anuncios
Anuncios

Estamos hablando de un jugador que ha viajado y ha estado en grandes equipos como el Atlético, El Liverpool, El Chelsea y ahora está en las filas del Milán, un jugador con gran clase pero que no ha tenido mucha suerte en sus equipos al no estar siempre en el equipo titular, y que siempre se le ha juzgado más por sus fallos que por sus aciertos y no se le ha tenido en cuenta en ciertas ocasiones, como por ejemplo, cuando marcó el gol de la final de la Eurocopa contra Alemania, dándonos el título, un título que hace mucho que no teníamos en nuestras vitrinas y que hizo que empezara la leyenda de España, en el mundo y en Europa.

Torres, de Fuenlabrada, barrio humilde, nos muestra un jugador lleno de humildad, con un gran juego en sus pies, con una descarada rapidez que aprovecha al máximo para marcar goles, algo que puede ser muy bueno para el atlético de Madrid este año, ya que es algo que falta este año, un poco de rapidez arriba, que es un complemento muy bueno, además es un chico alto y que va también muy bien con la cabeza algo que también destaca este año en el equipo, los goles de cabeza.

Anuncios

Así que el Atlético de Madrid espera la vuelta del hijo que se ha ido a vivir fuera para volver por Navidad, le esperamos como al turrón y esperamos que vuelva con hambre de títulos.