La máxima aspiración tras ganar el título de Liga dentro de esta, es poder clasificarse para el campeonato europeo del curso siguiente, más concretamente la UEFA #Champions League. Y es que saber que has conseguido entrar entre los mejores equipos de Europa tiene un mérito que poseen muy pocas competiciones internacionales, y mucho menos nacionales.

En el caso de nuestra competición, los cuatro primeros puestos de la tabla entrarán dentro de la competición. No obstante, el cuarto clasificado deberá realizar una ronda previa para poder introducirse en la fase de grupos de esta competición. Las dos primeras plazas parecen estar del todo claras y más viendo las plantillas de Real Madrid y F.

Anuncios
Anuncios

C. Barcelona, no cabe duda de que son los dos mejores equipos de esta competición. Aquí entran factores económicos que mejor hablar en otro momento y que son la queja de muchas aficiones al ver que su liga se ha convertido en una de dos, pese al gran éxito del Atlético de Madrid la pasada temporada con el premio en forma de título de liga.

Este año parece que las cosas han cambiado un poco, y es que parece que el Atlético de Madrid no puede seguir el ritmo que siguió la temporada pasada. Aún así, está claro que va a optar por una de las plazas de la competición europea, pero actualmente tres equipos más han dado un fuerte golpe sobre la mesa para decir que ellos también están ahí. Estos son el Sevilla, #Valencia y Villareal.

El Sevilla da la impresión de que, tras unos años a la sombra, parece haber encontrado la forma que tanto le costó encontrar en años anteriores, gracias a jugadores de la talla de M'Bia o Denis Suárez, revelación en lo que va de temporada y una ilusión para su vuelta al F. C. Barcelona.

Anuncios

El Valencia, tras la compra de Peter Lim, se encuentra con uno de los combustibles que más mueve los equipos, y es la ilusión, la ilusión de volver a estar arriba, donde han estado tantos años y hasta hoy parecía impensable que volviera a ocurrir. Y finalmente el Villareal, que tras acertados fichajes como el de Vietto y el trabajo duro impuesto por Marcelino, dejan claro que van a ser un rival a batir.