Este fin de semana ha sido negro en cuanto a las actitudes de los aficionados en los campos de fútbol, al parecer, no solo ha ocurrido lo ya sabido por todos entre las aficiones del Deportivo y del Atlético de Madrid sino que otras aficiones y otras categorías también han tenido peleas violentas pero, al parecer, por fin hay una noticia buena e importante.

La fundación del Chelsea que hoy en día se encuentra en dos ciudades españolas, Málaga y Madrid proponen una iniciativa que esperamos que llegue a todos los clubes de España y es que los partidos no sean un lugar al insulto y a la protesta, sino que quieren ir más allá, quieren que los partidos sean un culto al respeto y al disfrute del deporte, evitando tanto que jugadores jóvenes como sus padres insulten o falten al respeto a los árbitros, medidas que deberían tener todos los clubes de España.

Para ello, la fundación ha escrito una especie de decálogo que es un compromiso para que todos los que estén dentro de la fundación lo respeten, en este decálogo destaca, sobre todo, el respeto a los árbitros, dirigiéndose a ellos de forma educada y respetuosa, los padres no pondrán en cuestión cualquier falta, expulsión o cambio realizado en el partido, solo se dedicaran a animar, incluso los errores, ya que de ellos se aprenden y así los muchachos estarán más motivados.

El que no respete este decálogo no podrá ser partícipe del club ni de la fundación que tiene como objetivo potenciar el desarrollo personal y la habilidad deportiva. Competir y ganar es importante, pero el camino es disfrutar. Un mensaje claro y precioso que hoy en día se ha estado perdiendo y que el deporte debe recuperar, además aparte del respeto al fútbol y todo lo que lo rodea, este se convierte gracias a estas escuelas en un lugar donde también aprender idiomas y confraternizar con los compañeros y rivales ya que cuando existe el respeto , existe el buen hacer en el deporte. Respeto en el deporte, volvamos a empezar sobre todo desde jóvenes, que vuelva la esperanza de disfrutar viendo fútbol.