El #Valencia está siendo sede de algunas injustas rojas que en sus respectivas situaciones distan mucho de ser infracciones violentas y mucho menos sancionables con tal resultado. La primera fue a De Paul en Sevilla, cuando apenas había ingresado en el campo, que en un balón aéreo se consideró que desentendiéndose de la jugada el ex del Racing de Avellaneda agredió a un jugador sevillista con la que se llevó, además de una más que improbable roja, cuatro partidos sin poder jugar en la competición liguera, que seguramente dañaron la moral del jugador con apenas un minuto disputado en primera.

La segunda expulsión de este calibre fue la de Alcácer frente al Granada, que con también muy poco tiempo en el campo, según el árbitro se desentendió de una jugada en la que lo interrumpen en el control de un balón con agarrones dos jugadores del Granada y al caer da un golpe de puño a un gemelo de uno de los dos jugadores con impotencia porque el árbitro no había pitado falta.

Anuncios
Anuncios

En ese momento el árbitro lo ve y entiende la impotencia del momento de pérdida de balón con el puñetazo como agresión con roja directa. Gracias a Dios, no se le impone un castigo tan grande como a Rodrigo de Paul.

En la última expulsión en Mestalla, y demos gracias porque fue por doble amarilla, el penalizado fue André Gomes en una amarilla clara pero la segunda dudosa por un movimiento con el brazo que incluso Nuno (el entrenador) ve lógica cuando te sientes agarrado en una disputa en la salida de un balón. Los servicios jurídicos del club han estudiado las imágenes y el acta con detenimiento, pero la redacción de la misma hace imposible que el recurso siga hacia adelante, los términos del colegiado han sido bastante imprecisos y es bastante difícil refutar sus argumentos cuando no miente en ellos.

Anuncios

En la sede del club se ha preferido no recurrir a la expulsión y alinear en Copa al luso, dejando a Parejo, anteriormente sancionado en #Liga para jugar contra el Eibar.

Quienes también han sido descartados en Copa fueron Otamendi, Gaya y Feghouli para descansar la cantidad de minutos acumulados, como siempre Joâo Pereira por decisión técnica, Rober porque tiene neumonía y Jaume por lesión.