El Real Madrid es uno de los clubes más grandes que existen pero sorprende la forma de actuar en algunos casos, puedes pasar del infierno al cielo en un partido y al siguiente partido volver al inframundo de una patada en el trasero, siempre hay que mantener el nivel de excelencia y de autoexigencia para poder ser importante en el club merengue, pero esta regla no se aplica a todos porque no es lo mismo llegar como fichaje que ya ser un jugador que pertenece al club y, aún así, aunque lleves muchos años, no es lo mismo ser extranjero en el #Real Madrid que ser español o canterano, el trato por parte de la mayoría de la afición cambia en cada uno de los casos.

Anuncios
Anuncios

El caso más sorprendente es cuando un jugador lleva en la asociación mucho tiempo y se convierte en estandarte del club porque ha dado mucho a la peña como pueden ser los casos de #Iker Casillas o Raúl González Blanco, en el caso de Iker Casillas ha sido clave en muchísimos títulos pero cuando ha llegado el momento en el que no rendía (no una temporada mala sino más de dos) la prensa lo ha apoyado y la mayoría de aficionados no es capaz de ver sus fallos, solo son capaces de ver una imagen residual del jugador que fue, en respuesta a las criticas se suelen oír las típicas frases “ es que nos ha dado mucho”, “después de lo que ha hecho en el Real Madrid no entiendo como se meten con él”, “tú no eres madridista porque un madridista no se mete con Casillas” y una innumerable lista de frases, los aficionados que pertenecen a la asociación y que solo miran por el club son criticados duramente por pensar que con otro portero al Real Madrid le puede ir mejor, la guerra “Casillista” está siendo peor que la “Raulista” porque ha fracturado al madridismo.

Anuncios

A todos los jugadores les llega su declive y es algo que el mismo jugador y la afición deberían aceptar porque el Real Madrid es una empresa como cualquier otra, si un jugador deja de rendir durante dos o tres temporadas, lo mejor es vender a ese jugador y comprar otro, te llames como te llames. El guardameta Iker Casillas empezó su declive en el año 2010 y hoy continúa, aunque hay que reconocer que en los últimos partidos está mejor, ha pasado de ser un coladero a volver a parar y eso es bueno para los intereses del Real Madrid, pero los diarios españoles como Marca o As ya lo vuelven a colocar como el mejor portero del mundo en estos últimos días, el mostoleño tiene 34 años y es un portero que vive de sus reflejos, no ha trabajado la colocación en portería ni el juego de pies, ni las salidas por alto y sus reflejos ya no son los de antes.

El Real Madrid no se acabó cuando jugadores como Raúl, Zidane, Redondo, Roberto Carlos, Puskas, Gento, Di Stefano y otros muchos, que también han escrito su nombre con letras de oro en la historia del Real Madrid, se marcharon; los jugadores cambian pero el Real Madrid es eterno y lo seguirá siendo. #Fútbol