Marrakech fue una fiesta. El Stade de Marrakech acogió anoche el encuentro #Real Madrid - Cruz Azul, o lo que es lo mismo, la primera semifinal del Mundial de Clubes 2014. Los aficionados marroquíes abarrotaron un campo con césped impoluto, haciendo sentir a los merengues como si estuvieran en el Bernabéu. Se escucharon los cánticos típicos del estadio de Chamartín ("Cómo no te voy a querer" o "Alé, Real Madrid, alé, alé", entre otros), que animaron a los chicos de Ancelotti a conseguir una nueva victoria. Y ya van 21 consecutivas.

El encuentro comenzó mucho más parejo de lo que el marcador terminó reflejando. Cada vez que el Madrid hilaba dos o tres buenas jugadas de ataque, el Cruz Azul conseguía llegar a la portería de Casillas, poniendo en un apuro al portero madrileño o a la zaga blanca.

Anuncios
Anuncios

Los mexicanos querían tener la pelota, crear ocasiones y plantarse en el partido en igualdad de condiciones. Por esta razón, el Real Madrid tuvo que tomarse muy en serio el juego para conseguir imponerse. No le servían medias tintas. El primer gol llegó a balón parado en el minuto 15, tras saque de falta de Toni Kroos que remató el héroe de la Décima, Sergio Ramos. Con esa mínima ventaja, los blancos volvieron a relajarse, algo que aprovechó el equipo azteca para continuar creando peligro.

En el minuto 35 llegó el segundo tanto. El autor del gol fue Karim Benzema, pero todos los compañeros lo celebraron con el asistente, Dani Carvajal. El leganense hizo una jugada de escándalo, regalándole en bandeja el balón a su compañero para que solo tuviera que empujarlo dentro de la portería. Con el 2-0, el árbitro pitó un inexistente penalti de Sergio Ramos sobre un atacante del Cruz Azul.

Anuncios

Casillas, de igual forma que hizo en Liga ante el Almería, detuvo la pena máxima e impidió que sus rivales recortaran distancias.

El penalti fallado por los azules fue el punto de inflexión del partido. A partir de ahí, el Madrid consiguió la posesión y el dominio del encuentro. El tercer gol llegó en el segundo tiempo, concretamente en el minuto 50, tras remate de cabeza de Bale. Cristiano Ronaldo había hecho la jugada en banda y puso en bandeja el esférico a su compañero. Para cerrar la goleada, Isco Alarcón anotó un auténtico golazo en el minuto 72.

De esta manera, el Real Madrid espera a su rival para la final del sábado. Las apuestas indican que se medirán ante el San Lorenzo. ¿Conseguirán los blancos llevarse el Mundial de Clubes y cerrar así una temporada memorable?

#Fútbol