Leo Messi, Neymar y Luís Súarez contra Zlatan Ibrahimović. En el duelo de estrellas mundiales que se reunían esta noche sobre el césped del Camp Nou todas acabaron marcando, por lo que el Barça se acabó llevando un partido que empezó perdiendo. Octava victoria consecutiva de los culés y la sensación de que el equipo, cuando quiere, funciona. Los tres puntos dejan a los azulgranas como primeros de grupo y este viernes conocerán su rival en octavos de final, que será la Juventus, el Basilea, el Bayern Leverkusen, el Arsenal, el Manchester City, el Schalke 04 o el Shakhtar Donetsk.

El partido arrancó con un experimento planteado por Luís Enrique que sorprendió a más de uno.

Anuncios
Anuncios

Las novedades a Bartra y Mathieu en los laterales y a Pedro jugando por primera vez junto al trío maravilla formado por Messi, Neymar y Luís Suárez buscaban un efecto revolucionario que tardó en carburar. El canario, que venía de marcar un gol ante el Espanyol este pasado domingo, ocupó de inicio la posición de interior que habitualmente ha ocupado Rakitic a lo largo de la temporada, pero con frecuencia se intercambiaba por Messi en el extremo izquierdo cuando el argentino bajaba a buscar el balón a la medular.

El efecto no fue el deseado y en el minuto 15 Zlatan Ibrahimović adelantó a los franceses tras aprovechar una dejada de Matuidi. Ahí la zaga culé pecó de blanda y el sueco pudo conectar el disparo sin el agobio de nadie. La derrota alejaba al Barça de terminar primero de grupo y poder disputar así la vuelta de octavos en el Camp Nou.

Anuncios

Poco le importó a Messi la desventaja en el marcador; solo un cuatro minutos después, el argentino aprovechó una gran asistencia de Luís Suárez y la pasividad de David Luiz para empujar la pelota al fondo de la red y colocar de nuevo el empate.

Volvía la igualada y las ocasiones se sucedían. El brasileño Lucas, uno de los más destacados del PSG, mandó fuera un balón por poco cuando lo tenía todo a su favor. Pocos minutos después fue el turno de Cavani, aunque su disparo lo pudo detener sin problemas Ter Stegen. El Barça tampoco se quedó parado; poco antes de llegar al 40 Suárez perdonó ante Sirigu. Parecía que iba a llegar el descanso cuando Neymar quiso reivindicar su papel de crack mundial y soltó un zapatazo desde fuera del área imposible para el portero italiano. El brasileño, que suma ya 14 goles esta temporada. ponía por delante al Barça por primera vez en el encuentro.

La segunda parte arrancó algunas ocasiones de peligro por parte de los hombres de Laurent Blanc. En una de ellas Lucas dejó atrás a Mathieu y a Piqué y cuando todos daban por seguro el gol, Bartra sacó bajo palos el remate de Cavani.

Anuncios

Con su equipo apretando y entrando ya en los últimos 30 minutos de juego, Blanc quiso meter pólvora y sustituyó a un intermitente Verratti por Pastore. Fue precisamente ahí cuando la balanza empezó a inclinarse a favor del Barça. Luís Enrique reaccionó metiendo a Rakitić y Xavi con la idea de sumar más efectivos en el centro del campo y mantener el control del partido; mientras que el conjunto francés se fue partiendo y Motta quedó desamparado en el medio.

Con el PSG y el Barça haciéndose con el dominio del balón, los azulgranas hilaron una gran jugada que terminó en remate de Neymar y Luís Suárez no perdonó el rechace. El segundo gol del uruguayo con la camiseta del Barça estableció el definitivo el 3-1, certificando la clasificación como primeros de grupo y la sensación de que Luís Enrique va encontrando poco a poco la tecla correcta para armar un equipo candidato a la Champions. #FC Barcelona #Champions League #Lionel Messi