Ayer, el último partido de la jornada enfrentó a dos de los mejores equipos de España, el Atlético de Madrid y el Athletic de Bilbao, con permiso del Real Madrid y el Barcelona. Ambos conjuntos mostraron al espectador un partido tenso, lleno de buen juego y detalles de calidad, donde los dos equipos mostraron sus armas de diferente forma en las dos partes del partido, siendo los primeros cuarenta y cinco minutos para los leones y los segundos cuarenta y cinco para los indios, que supieron aprovechar mejor sus oportunidades. También fue clave la actitud del árbitro, al señalar un penalti inexistente, que hizo que el Atlético de Madrid se pusiera por delante tanto en el marcador, como en el terreno emocional del partido.

Anuncios
Anuncios

El partido comenzó muy fuerte y se llevó al terreno del equipo local, el Athletic, que demostró que cuando se lo propone pone en más de un aprieto a los equipos que se enfrentan a ellos en casa, donde la afición les lleva en volandas. Con esa tenacidad, se adelantó en el marcador con un gol de cabeza de Rico, uno de los mejores centrocampistas de nuestra Liga. Tras el gol, el partido continuó y Aduriz tuvo en sus pies el segundo tanto, que atajó al final la defensa. Una ocasión perdida que dio aliento al Atlético Madrid, desaparecido en todo el primer tiempo, pero que al salir de vestuarios dio un recital de buen juego.

No llevaban ni dos minutos de la segunda mitad, cuando el jugador francés Griezman marcó el primero de sus tres goles, un gol alucinante con un juego al toque y con un centro medido a la cabeza del galo por parte de Juanfran, un jugador llamado a ser uno de los protagonistas de la selección española en su posición en el terreno de juego.

Anuncios

Al Atlético este gol le dio alas, pero además, ahí estaba el árbitro para ponerle el viento a favor, al señalar un penalti inexistente sobre Tiago que marcó Raul García , lo que supuso que los leones se derrumbaran y entraran en un juego un poco sucio con entradas muy duras y pisotones a destiempo que pudieron lesionar a algún rival. En medio de este panorama, llegaron otros dos goles del francés, el último de ellos en un claro fuera de juego que no vio el árbitro.

Al final, los vascos perdieron 1-4 en casa y el Atlético no pierde comba con los dos primeros. #Fútbol