A los pocos días de cumplir treinta y dos años, Alberto Contador, el corredor del Saxo Tinkoff, ha anunciado ya que correrá este año como mínimo el Giro de Italia y el Tour de Francia y, quién sabe si también la Vuelta a España. En todo caso, el objetivo no es utilizar el Giro para preparar el Tour, sino pasar a engrosar la distinguida lista de ganadores de ambas carreras en una misma temporada. Algo que lograron Miguel Indurain, Bernard Hinault, Marco Pantani, Jacques Anquetil, Fausto Coppi o Eddy Mercx.

Para este reto, Alberto Contador se ha rodeado de un equipo que, a juicio de los especialistas y la prensa deportiva, es posiblemente el más fuerte del pelotón internacional.

Anuncios
Anuncios

La incorporación de Bobby Julich, Peter Sagan e Iván Basso ha venido a aumentar aún más el enorme potencial que ya tenía el Saxo Tinkoff. La llegada de Sagan, además, ofrece otras oportunidades estratégicas pues, en carreras más cortas -de una semana-, al ser uno de los rivales a batir, abre la posibilidad de jugar al factor sorpresa con otros componentes del equipo.

Preguntado el corredor madrileño acerca de las etapas de pavés en el Tour, manifestó que a él particularmente no le disgustan, pero que suponen una tensión brutal para todos los favoritos, pues el riesgo es enorme. Estas fases, afirmó, suponen que el esfuerzo salvaje que se suele hacer en las carreras en los últimos veinte kilómetros, para evitar cortes, estar bien colocado y tratar de huir de las caídas, hay que realizarlo en esos días, durante 150 o 180 kilómetros, pues la tensión y el peligro se inician en el minuto uno.

Anuncios

Contador acudirá por primera vez en su carrera a la Vuelta a Andalucía, que se empezará a correr en febrero. Sin embargo, para entonces su preparación todavía estará comenzando, por lo que no se espera que esté en un momento de forma aceptable para ganarla. Allí se encontrará con Froome, que también estará iniciando su preparación. Será el anticipo del duelo que ambos protagonizarán en las carreteras francesas en verano.  #Ciclismo