La trágica batalla entre ultras del domingo en Madrid ensombreció una de las noticias deportivas del fin de semana, el nuevo récord de victorias consecutivas del #Real Madrid, el equipo entrenado por #Carlo Ancelotti. 16 son los triunfos consecutivos que lleva el equipo blanco tras la victoria en Málaga y supera con ello las 15 victorias consecutivas en las que estaban empatados Miguel Muñoz y Mourinho.

Miguel Muñoz, mítico entrenador del Madrid durante 13 temporadas, desde 1959 hasta 1974, años en los que conquistó una Copa Intercontinental, dos Copas de Europa, nueve Ligas y dos Copas del Generalísimo. Consiguió su récord en la temporada 1960-1961.

Anuncios
Anuncios

Tuvieron que pasar 51 años, hasta la temporada 2011-2012, para que el Real Madrid de José Mourinho consiguiese empatar la racha victoriosa de Miguel Muñoz.

Ahora Carletto ha conseguido su récord al comienzo de su segunda temporada en el club de Chamartín. Un récord que, muy probablemente, será mayor pues hoy mismo el equipo blanco tiene un partido de Copa ante un rival de menor categoría, el Cornellá.

Lo mejor de Ancelotti no son, sin embargo, los triunfos deportivos. Tras los turbulentos años que la institución madridista sufrió con Mourinho en el banquillo, arrastrado en los terrenos de juego y en las ruedas de prensa el histórico señorío blanco hasta convertir a los blancos en los prototipos de de la bronca y las polémicas. Tras abandonar el "special one" Madrid dejando el vestuario del Santiago Bernabeu inmerso en la peor de las guerras civiles con compañeros y ex-amigos que habían dejado incluso de hablarse, llegó Don Carlo con el apelativo de "pacificador".

Anuncios

Ancelotti pacificó el vestuario, compañeros que no se hablaban seguirán seguro sin hacerlo, pero las rencillas ya no afectan al rendimiento del equipo ni a la convivencia en el vestuario o, por lo menos, ya no trascienden. Y también pacificó el club hacia afuera. El Madrid al que Mourinho había metido en todas las guerras y enfangado en todos los charcos ha dejado de hacerse enemigos y de generar polémicas.

Todo esto lo ha conseguido además Ancelotti dando la cara, sin esconderse ni eludir las cuestiones. Carletto va a todas las ruedas de prensa, ni se esconde ni manda a "segundos" como su predecesor. También concede entrevistas e incluso hizo un ejercicio de transparencia poco habitual al abrir a la prensa su lugar de trabajo en una amplia entrevista colectiva.

Ancelotti habla claro, con deje y acento italiano que le dificulta todavía la expresión, pero claro, se le entiende todo. Lo dice lo hace sin un mal gesto, sin elevar el tono, con la expresión divertida que le concede su ceja rebelde y tono guasón para relativizar las polémicas.

Anuncios

También, es serio cuando las circunstancias lo requieren, como ayer, de todos los que ayer hicieron declaraciones sobre la tragedia del domingo. Fue él quien más y más claro habló, dejando en evidencia los males del #Fútbol español y dando la solución con el ejemplo del fútbol ingles que él también conoce por haber entrenado allí.

Porque Ancelotti es, sin duda, un gentlemen, un caballero, un señor con currículum y talento incuestionables, que además exhibe cada día un talante extraordinario, del que debería haber muchísimo más para hacer del deporte profesional algo menos peligroso y corrompido. Algo más habitable, donde pudiesen vivir familias en paz, porque cualquier padre sensato puede poner a Don Carlo como ejemplo a sus hijos cuando sale su imagen y sus declaraciones en los telediarios.