El trono mundial del pádel está ocupado por dos reyes absolutistas, que es cierto que pronto abdicarán, pero que por el momento ejercen su mandato con la férrea empuñadura de sus palas, sin consentir el más mínimo atisbo de rebelión entre sus inferiores. Fernando Belasteguín y Juan Martín Díaz llegaron a su natal Argentina en loor de multitudes, aplaudidos por lo que han hecho, por cómo lo hacen y por cómo son y, tras la disputa del Open Estrella Damm de Córdoba, se marcharon con el mismo aplauso pero en esta ocasión envuelto en un halo de admiración que pocos deportistas logran a lo largo de su carrera.

La cita argentina del World Pádel Tour no defraudó a nadie y, en una disputada final, los números uno demostraron su condición sin paliativos y vencieron a Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez por 6-1, 5-7, 6-3 y 6-0 para levantar su noveno título de la temporada.

Anuncios
Anuncios

Por el camino se quedó la ilusión de ver el enfrentamiento de Bela y Díaz frente a Paquito Navarro y Maxi Grabiel, que venían de vencer en Valencia y en San Fernando, consecutivamente. En una semifinal memorable acusaron el cansancio más de la cuenta y perdieron en el tercer set ante Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez por 6-3, 5-7 y 6-4. Por su parte, del cuadro, los números uno no tuvieron piedad de Lamperti y Allemandi y les vencieron con comodidad por un doble 6-1.

Belasteguín y Díaz llegaron a la final con una espina clavada que les molestaba desde hacía unas semanas. Habían perdido la final de Valencia ante unos inconmensurables Paquito Navarro y Maxu Grabiel y no habían podido participar en el torneo de San Fernando por unas inoportunas molestias de Bela. Ahora viajaban a Argentina, ante su público, en su despedida como pareja y en un polideportivo Carlos Cerutti con más de 2 mil aficionados entregados a la fiesta del pádel como sólo lo pueden hacer los argentinos.

Anuncios

Todo estaba dispuesto para que los reyes recuperaran su trono y ellos no iban a fallar. Así fue que en el primer set lograron un parcial de 5-0 que remataron en su siguiente servicio para sellar la primera manga en apenas 29 minutos y un claro 6-1.

En el descanso, Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez se miraron a los ojos y se dijeron "esto no puede seguir así". Dieron un paso al frente, nunca mejor dicho, porque se adueñaron de la red con mayor agresividad en su juego y un despliegue enorme de remates, bandejas y voleas que les permitieron empatar el partido. Por medio, todo hay que mencionarlo, una discutida decisión arbitral en el undécimo juego que descentró a los favoritos y provocó que Bela perdiera su saque y, por ende, el set por 5-7.

La igualdad en el marcador encendió a la afición argentina, que se levantó de sus asientos cantando y gritando como en pocos escenarios de pádel se ha visto. Y esa animación espoleó a los campeones que volvieron a la pista dispuestos a cerrar el partido y el torneo por la vía rápida.

Anuncios

Ante la avalancha de juego y poderío desplegada por los reyes, nada pudieron hacer ni Sanyo Gutiérrez ni Maxi Sánchez, seguramente más cansados que sus rivales por la dura semifinal que habían disputado y sucumbieron con un parcial demoledor de 12 juegos a 3 para dejar el marcador definitivo en 6-3 y 6-0.

El circuito World Pádel Tour se cita ahora en Madrid para disputar el Estrella Damm Masters Finals del 17 al 21 de diciembre, último torneo del calendario y de la historia de Fernando Belasteguín y Juan Martín Díaz como pareja de pádel. A partir de entonces, el trono quedará vacante y otra etapa se abrirá en el circuito, saber quién es capaz de retenerlo.