En la mañana de hoy, domingo 30 de noviembre, día que debería de ser importante para los amantes del #Fútbol por su jornada deportiva, unos salvajes que se hacen llamar "aficionados" han protagonizado unas reyertas a menos de un kilómetro del estadio Vicente Calderón, que han acabado con heridos y un muerto, que tras ser rescatado del río, falleció pasadas las dos de la tarde en el hospital.

Estos salvajes que no se identifican con el espíritu del fútbol ni del deporte, han hecho que los verdaderos seguidores y amantes de este bello deporte llamado fútbol estemos consternados con esta noticia. A mi me da vergüenza que esto haya sucedido en mi país, donde para mi, éramos ejemplo de aficiones donde nos dábamos la mano.

Anuncios
Anuncios

Porque es una estupidez que el fútbol cree violencia y que los "aficionados" se maten, ya que tras el partido, el futbolista haya ganado, empatado o perdido, se da la mano con el contrario, se intercambian camisetas y se abrazan.

El otro día veíamos a los aficionados del Sevilla, que fueron a Rotterdam para ver a su equipo contra el Feyenoord en Europa League, que tuvieron que comprar las entradas por Internet, ir vestidos con la equipación del equipo contrario e incluso fueron detenidos por la policía teniendo que pagar una multa de 50 euros para poder salir, ¿Qué está pasando? ¿Cómo vamos a acabar? ¿Podremos seguir yendo a ver a nuestros equipos a los estadios? ¿Es un riesgo ir a ver fútbol con tus hijos? #Liga

Ni el fútbol ni cualquier otro deporte debería ser motivo de pelea y muerte, sino todo lo contrario, el deporte debe ser motivo de hermanamiento, celebración... ¿Dónde quedan las imágenes donde aficiones contrarias cantan, animan a sus equipos y cambian camisetas antes, durante y después del partido?¿Dónde queda la deportividad, la humanidad y el saber estar? Solo espero que este suceso no le haga daño al fútbol y que todos los responsables sean castigados y se les prohíba la entrada a los recintos deportivos de cualquier tipo, porque en el deporte no hay sitio para los salvajes. El fútbol es para disfrutar, no para pelear.