Y Messi sigue rompiendo récords. Al argentino le quedan años aún por delante en su carrera deportiva, de seguir en España lo más posible es que pasen muchos años o incluso que nunca otro futbolista pueda llegar en números donde Leo Messi ha logrado llegar, con ayuda de sus compañeros, sí, con algo de suerte, puede ser si al talento le podemos llamar suerte, a sus 27 años le queda aún mucho para darle al fútbol.

Claro que la gran espina de Messi sigue siendo ganar un mundial con Argentina, algo no tan sencillo de alcanzar sobre todo porque al astro no le quedan tantas oportunidades de ello, debería ser dentro de los próximos dos mundiales o nunca.

Anuncios
Anuncios

Pero en España sus logros serán complicados de alcanzar, ya que son de vértigo. Anoche pulverizó el récord alcanzado hace casi seis décadas por el delantero del Athletic, Telmo Zarra, 251 goles en 278 partidos de liga. A Leo le quedan aún varios partidos sólo en esta liga para seguir dejando el listón tan alto que difícilmente sea batido, al menos en el corto plazo y quien lo haga no será un jugador de fútbol, sino un verdadero fenómeno. Messi hace historia en cada partido y eso que dicen que está en horas bajas, menos mal. Aunque es cierto que su equipo no pasa por sus mejores momentos y hasta puede que necesite una motivación que saque a sus jugadores de esa especie de quietismo que hoy pasan.

Anoche Leo Messi jugó su partido número 289 en liga, once más que Telmo Zarra pero, como ya lo decía al argentino, le queda mucho tiempo y, si Dios quiere, muchos partidos para dejar el listón muy alto en materia de récords.

Anuncios

Algunos dicen que, ahora que se batió este récord, el Barcelona podrá centrarse al fin en ganar partidos porque hasta el minuto 71 de este partido contra el Sevilla, y luego del gol número 252 de Messi, existía como un obsesión por parte del equipo para que Leo superara a Telmo Zarra, personalmente creo que no es así, pero sí creo que el equipo necesita centrarse en la competición, pues se encuentran como dormidos.

Nadie puede asegurar hasta dónde puede llegar el argentino con sus cifras particulares, pero lo que sí se puede decir es que todavía no cierra sus logros, que está ,como se dice, con lo mejor por llegar, aunque la situación actual del profesional pasa por una gran molestia con Hacienda, quien lo mantiene imputado por evasión fiscal, a pesar de haber pagado ya 52 millones de euros entre multas y otros detalles pero, ni así, dejan en paz al rosarino.

Esto provoca una sensación de malestar intensa en el astro que ya se ha manifestado favorable a abandonar España ante la persecución de la cual es objeto. Mientras eso sucede, y por más molesto que esté, en cuanto entra en contacto con el balón, todo lo demás queda atrás, su norte, su objetivo, es la portería rival y hacer diana en la misma.