El Consejo valenianista dio a entender, después de comunicar el pago del 50% a la afición de la entrada propuesta por el Levante UD (que según aseguró rompía el pacto tácito entre clubes vecinos), que no haría acto de presencia en el Ciutat de #Valencia más que nada por el respeto hacia la hinchada, a la que considera que se ha tratado de discriminar con respeto a las de equipos como Elche (contra el Valencia) o Villarreal (contra el mismo Levante) que optaron a sus 15 euros de entrada por este "pacto" que aunque no existía, se sobreentendía para los equipos de la Comunitat. 


Por otro lado, la entidad del club desmiente las opiniones que estaban creando malestar alrededor del derbi. En el entorno levantinista, este comunicado se había llegado a interpretar como una forma de caldear el ambiente, fomentar la violencia y de desmejorar la imagen del conjunto granota a nivel de la #Liga, pero desde la sede del equipo dirigido por Nuno se ha negado esto alegando la decisión a la dignificación de su afición, pagando 15 euros a fans que se hubieran quedado animando desde el exterior del campo, dificultando la certera actuación del equipo de seguridad. Y es que la Curva Nord y los Yomus valencianistas hace días señalaron que al valor de la entrada que había estado establecida por el Levante no entrarían y que se harían oír desde fuera, cosa que seguro que caldearía el ambiente y que, además de causar desperfectos y un gran aumento de violencia en los aledaños del Ciutat de Valencia, provocaría una más que probable multa para el club "blanquinegre" por los sucesos. Es por esto que más que para provocar, la decisión del Consejo del Valencia haya sido interpretada como de sentido común. 


Estos incidentes para nada han mejorado la situación de química que ha ido en declive los últimos años entre el equipo presidido por Quico Catalán y el de Amadeo Salvo, y, aunque no ha empezado el partido, a una semana del choque podemos asegurar que el Valencia ha marcado su primer tanto en el derbi de la ciudad del Turia.