Empezaba la jornada de ayer en el grupo B con un partido muy interesante entre los 2 ganadores de la primera jornada, Federer y Nishikori. Federer número 2 del mundo y del torneo, Nishikori número 5 del mundo y 4 del torneo.

Federer buscaba confirmar las buenas sensaciones mostradas en el anterior partido, y en los últimos meses. La confirmación de que este Roger vuelve a ser arrollador y que ya no pierde con el primer jugador decente al que le sale un buen partido.

Empezaba ganando cada uno su saque con comodidad, pero con 1-1 Nishikori ya dispuso de su primera bola de break. Federer, se iba 2-1 al cambio de campo. Pero las sensaciones no eran de superioridad del suizo. Éste parecía jugar a esperar a ver qué pasaba en el partido antes de ir a por él. Y Nishikori mostraba su cara buena, la de ese jugador agresivo pero sólido, que con sus golpes de lado a lado y sus ángulos, especialmente de revés, va dominando los puntos y los partidos poco a poco. Pero fue un espejismo y tras ese descanso nada de esto se confirmó. Federer rompió el servicio del japonés para ponerse arriba en el set, que finalizaría 6-3 para el suizo.

Empezó sacando Kei en el segundo set, con un contundente juego en blanco y devuelto por Federer con otro juego al saque en blanco. Y no sólo eso, sino que Roger ya le convirtió el break en el siguiente juego para ponerse arriba y no perder esa diferencia. Siguió el partido exactamente igual, y con 4-2 Federer vuelve a romper el saque de Kei y se acaba llevando el set 6-2.

En el otro partido del grupo, se enfrentaban Murray y Raonic. Murray, número 6 del mundo, Raonic número 9 del mundo. En este partido, aunque el marcador fue más igualado, me aburrí mucho más. Murray, jugó mejor que contra Nishikori. Conseguía golpear la pelota más limpia y ya no se limitaba a “pasar” bolas, aunque sí destaco que tuvo demasiados errores con el revés. Pero a diferencia de ante Nishikori, ayer sí le funcionó el servicio. Desde el primer juego incomodó el saque de Raonic, y ganaba su saque con más claridad. Con 2-1 para Murray, el escocés tuvo opción de romper pero Raonic aguantó y llegó al 2-2. Pero Murray rompería en el siguiente juego al saque de Raonic para ponerse 4*-2 arriba y acabar ganando 6-3 el set sin mayores complicaciones.

Raonic, como ante Federer, se acordó tarde de que tenía que aguantar su saque sí o sí para tener alguna opción de ganar. De hecho, empezaron también el set con roturas de servicio ambos jugadores, pero luego Raonic consiguió aguantar hasta el 5-5. Ahí Murray metió una marcha más y rompió su saque. Se puso 6*-5 arriba y ganó luego su juego. Final: 63 75.

Todo se decidirá en la tercera jornada. Hasta Raonic puede clasificarse y Roger quedar eliminado, pero ambas hipótesis son muy remotas. Raonic necesita ganar 60 61 o algo parecido a Nishikori y que Federer gane a Murray. Y para perder Federer tiene que perder de paliza con Murray y que Nishikori gane de paliza a Raonic. Todo muy improbable. #Tenis