Como ya se viene anunciando, DC #Comics interfirió hace dos años en un proyecto valencianista en el cual se quería crear un logotipo para la identificación de una línea de ropa VCF relacionada con la entidad que se basaba en la figura de un murciélago, distinto del que se posa sobre el escudo del #Valencia y que no pasó desapercibido para la empresa norteamericana. Sin llegar a demandar al conjunto, la firma supuso que se usaba el emblema más representativo de uno de sus héroes protagonistas (Batman) y planteó su oposición frente al proyecto.

Este trabajo no llegó a realizarse pero la herida creada en ese aspecto ante un símbolo tradicionalmente valenciano desde el s. XIII e incorporado al escudo del club 16 años antes de que naciera el personaje en cuestión. La semana pasada salieron a la luz mediante las redes sociales estos hechos, haciendo sangrar de nuevo el "orgullo" valencianista y ahora es el club de Mestalla quien anuncia públicamente, según informan fuentes internas, su oposición al logotipo que la Warner Bros, productora cinematográfica de la que es subsidiaria DC Comics ha presentado para su próximo bombazo.

La polémica ha llegado hasta la prensa norteamericana e incluso a Singapur. Aunque el murciélago de Batman ha sufrido muchas modificaciones durante su historia, el Valencia considera que los creadores de la película han articulado las alas de forma que recuerda mucho al que actualmente utiliza el club como reclamo, aunque incorpora también en el centro la 'S' de Superman. Estas declaraciones llegan por el reincidente uso de la imagen que recuerda al murciélago del Valencia en hacer referencia en la película que supuestamente llegará a la gran pantalla en 2016.

Aunque no parece que vaya a llegar esta queja ante juzgados, la entidad valencianista no está dispuesta a que vuelva a sangrar la anterior herida con este posible guiño, y teniendo en cuenta el factor histórico y de antigüedad del elemento del escudo "ché", está en pleno derecho de mostrar su rechazo ante tal parecido. No se sabe si se mantendrá o no un pulso entre ambas potentes entidades, pero lo que está claro es que la situación creada alrededor no es ni mucho menos agradable, rezumando tensión.