El grupo B se mostraba como el más igualado de todos. Federer, Nishikori, Murray y Raonic buscaban el pase a semifinales. Quizás a priori todos cuentan con que Federer se clasifique, pero puede perder con cualquiera de los 3. Es más, en el último torneo, en Paris-Bercy, perdió contra el propio Raonic en cuartos de final. Así que ni al canadiense hay que destacar en una lucha tan reñida por las dos primeras plazas.

Abría la jornada y el torneo con un muy interesante Nishikori Vs Murray. Todos esperábamos mucho de ese torneo. Murray era un claro candidato al título tras su gran último tramo de temporada. Y con Nishikori siempre hay mucha expexctación, y más aún tras haber dado ese salto en 2014 y haber llegado a la final del US Open. Sin embargo, el partido decepcionó y bastante.

Nishikori empezó muy nervioso, sacando muy mal. Metía poquísimos primero, y su velocidad media era especialmente baja. Pero si Kei empezó mal, Murray lo hizo casi peor. Errores no forzados, problemas para atacar y muy poca estabilidad mental. Pero tan mal estaba sacando Kei que cuando iban 2-2 el japonés perdió su saque y Murray se ponía 3*-2 arriba. Lejos de acabarse ahí el partido, Nishikori se soltó los nervios y empezó a dejar de cometer errores estúpidos. Su juego, más sólido, acabó imponiéndose, y la devolvió a la primera el break para ponerse 3-3 y acabó ganando el set 6-4 tras una doble falta de Andy.

Murray sólo tenía un recurso, aguantar. El japonés destrozaba la bola de lado a lado y Murray solo podía devolver la bola de forma defensiva. A veces le basta con eso y un poco de acierto con el saque para ganar partidos, incluso contra jugadores de este nivel, especialmente los puntos clave, donde se mueve como pez en el agua. Pero ayer ni el saque ni la cabeza le funcionó. Fue más vulnerable de lo que suele mostrarse. Y empezó el segundo set perdiendo nuevamente su saque y Kei se puso 3-0 arriba haciendo unos parciales de 5-0 y 7-1. Murray ya no tenía más margen de error, fue a por todas y acabó empatando el set pero volvió a ceder su saque cuando Nishikori ganaba 5-4. Doble 6-4 para Nishikori y fin del primer partido de la Copa. Una victoria que debería dar tranquilidad a Nishikori, tranquilidad que le convierte en un jugador más peligrosos si cabe. Y derrota para Murray, que también le hará más peligroso, ya que Andy juega mejor siempre bajo presión, por debajo en el marcador y remando. En resumen, dos jugadores con estilos y cabezas distintas.

En el otro partido, pocas cosas que contar. Federer sólo había perdido un partido en indoor este año, precisamente ante Raonic en esos 1/4 de final de Paris Bercy. Así que debía darlo todo para poder ganar. Porque aunque Milos parezca fuera del partido y falle en muchos peloteos, es apaz de llegar a tie breaks sólo con su saque, y en los tie breaks puede pasar de todo. Así que Federer apretó, y con gran variedad de golpes se puso 3-0 arriba en el primer set. Y en 25 mins ya ganó 6-1. Como a Nishikori, le podían los nervios. Y es que ambos debutaban en este torneo. Pero en el segundo set la cosa cambió en el canadiense. Mejoró con sus primeras derechas, y ya no regaló ningún saque. Se mostraba menos dubitativo al fondo. Los puntos eran en general muy cortos, beneficiando al sacador. Llegando así hasta el 6-5 àra Raonic. Federer le concedió ahí una bola de break y de set, pero la solventó con un buen primer servicio. Forzó el tie y se lo llevó el suizo por 7-0. Un maestro Roger, en el torneo de Maestros, su torneo. #Tenis