El sevillano Paquito Navarro y el bonaerense Maxi Grabiel forman, a día de hoy, la pareja de moda del pádel. Después de derrotar en la final de Valencia a Fernando Belasteguín y Juan Martín Díaz, ahora han dado un paso más al frente y se han anotado su segundo título consecutivo en el WPT Estrella Damm de San Fernando. La ausencia de los números uno por una lesión en la espalda de Bela y de los números dos, Juani Mieres y Pablo Lima, por una rotura fibrilar de este último, abrió el abanico de aspirantes encabezado por Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez, terceros del mundo. Sin embargo, el estado de forma que Navarro y Grabiel ya habían demostrado en Valencia se confirmó en la localidad andaluza protagonizando una gran final de torneo ante los teóricos favoritos a los que derrotaron por 7-5, 5-7, 7-5 y 7-6.

Anuncios
Anuncios

Los campeones llevaban avisando todo el torneo de su excelente estado de forma, sin ceder ni un solo set y derrotando en las semifinales a los siempre correosos Allemandi y Lamperti por un contundente 6-4 y 6-1. Por su parte, Sanyo y Maxi no presentaban un historial tan inmaculado y habían sufrido lo indecible en semifinales ante Cristian Gutiérrez y Matías Díaz, a los que tuvieron que remontar un set en contra para alcanzar la final (4-6, 7-5 y 6-1). Sin embargo, una vez en la final, no había un favorito claro, por más que las estadísticas y el ránking personal jugaran a favor de Gutiérrez y Díaz.

Pero si algo han podido demostrar en las últimas semanas la pareja formada por Paquito Navarro y Maxi Grabiel es que no juegan contra nombres, no temen a las clasificaciones y rompen tópicos sobrados de desparpajo y aunando el ímpetu del sevillano con la contención y clase del argentino.

Anuncios

Los tres sets de la final fueron un calco unos de otros, arriesgando los cuatro contendientes, agarrados a la red cual presos a los barrotes en mitad de un motín, sin ceder un centímetro de terreno innecesario, acometiendo sin cesar al rival.

En los dos primeros sets la nota característica fue que a cada breaz logrado por una pareja, le respondía su oponente con otro break que igualara la contienda. Y en ambos casos se llegó al 5-5 y la sensación de que sólo un tie-break podía romper el empate. Nunca fue así. En la primera manga Navarro y Grabiel rompieron el servicio de Sanyo-Maxi para anotarse el parcial con su saque. En la segunda, los argentinos se tomaron cumplida revancha al protagonizar la misma estrategia y empatar el partido con otro break con 5-5 y el posterior remache con su servicio.

Llevaban más de dos horas de partido muy intensas y las piernas y los músculos empezaban a quejarse. Paquito Navarro pidió asistencia médica pero por fortuna pudo seguir adelante. Ese cansancio y la sensación de que el partido podía alargarse mucho hizo que la serenidad se adueñara de las palas.

Anuncios

Puntos más largos, bolas más profundas pero sin la contundencia de antaño, juego de muñeca, clase y talento que no defraudaron a los más de 2.000 espectadores que presenciaban un gran espectáculo. Una vez más, el partido se fue al 5-5 y una vez más el oportuno break de Navarro y Grabiel y, otra más, mantener el saque para anotarse el set.

Y así se llegó al cuarto set, con más de tres horas de partido intenso y un fisioterapeuta que no paraba de acudir al rescate de los jugadores. El cansancio muscular hizo que el talento y la clase recuperaran terreno en contra de la fortaleza y la contundencia, pero no por ello se restó igualdad, más bien al contrario. En esta ocasión nadie fue capaz de romper el servicio del rival, y el set y el partido se tuvieron que decidir en un tie break que se llevaron Paquito Navarro y Maxi Grabiel por 7-3.

El circuito World Padel Tour Estrella Damm viaja ahora a tierras argentinas, donde a partir de mañana y hasta día 30 se disputará el torneo de Córdoba donde previsiblemente estarán presentes las dos mejores parejas del mundo y donde Paquito Navarro y Maxi Grabiel intentarán refrendar que, sin duda, son la pareja de moda de esta temporada.