Desde que hace ochenta y cuatro años Uruguay acogiese en su territorio el Mundial del año 1930, en la mente de muchos de los dirigentes del #Fútbol de este país se sigue pensando en poder celebrar un nuevo mundial coincidiendo con el centenario de dicho torneo, que además la selección de dicho país gano en una apretada, y enormemente polémica, final a sus vecinos del otro lado del Río de la Plata.

Sin embargo los tiempos han cambiado y Uruguay ya no es un país con la capacidad de acoger un campeonato del mundo de fútbol. Sus estadios de nivel mundial son escasos y en ningún caso podrían llegar a soportar las exigencias de tantos partidos en tan poco espacio de tiempo, por no hablar de que la mayor parte de ellos se sitúan en la capital y eso implica que todo el mundial, o una gran parte de él, tendría lugar en una sola ciudad.

Anuncios
Anuncios

Por más que pueda sonar muy práctico, estaríamos hablando de la necesidad de acoger a treinta y dos equipos, además de sus equipos técnicos, además de la seguridad, además de los periodistas, además de los aficionados y además de los comercios subsidiarios que acudirían a la ciudad para poder hacer caja con este evento.

Estamos hablando de una ciudad que no llega a los dos millones de habitantes suponiendo que tomamos en cuenta a toda la población del área metropolitana, en la capital como tal estaríamos hablando de menos de un millón y trescientos veinte mil habitantes. Para hacer una pequeña comparación, Buenos Aires no sería capaz de llevar adelante un mundial sin el resto de Argentina y estamos hablando de más de catorce millones de personas en el área metropolitana.

Esto parecía estar solucionado desde hace años con la inclusión de Argentina en el posible proyecto, idea que además tenía una enorme aceptación entre las autoridades argentinas.

Anuncios

Sin embargo se ha dado hace poco un descuelgue por parte de Argentina del proyecto lo que, por las palabras de muchos de los implicados, hería de muerte al proyecto. Sin embargo, ahora ha surgido la idea de establecer una nueva alianza, en este caso con Chile, para celebrar el mundial que tanto esperan los uruguayos. Ni siquiera las posibles problemáticas técnicas parecen poder parar esta idea que parece estar destinada a llevarse a cabo.