Miami Heat es, aún sin LeBron James entre sus filas, un equipo diseñado para una sola misión, ganar. No es un equipo nacido de una apuesta a largo plazo por un grupo de jugadores. Tampoco se trata de un equipo que ha ido creciendo con los años mientras sus jugadores, a los que se captó cuando eran promesas, iban transformándose en estrellas. Es un equipo en el que se reunió a lo mejor de la liga de #Baloncesto profesional de Estados Unidos y se les dio todo lo necesario para que cada partido fuera una victoria y que se trajeran muchos anillos a Florida. Es por ello que este es un equipo al que se le exigen resultados inmediatos, pues para eso se creó.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo el inicio de este equipo no ha sido en que se le pedía a la escuadra que en este momento lidera Chris Bosh a la espera de que la posible vuelva a las canchas de un Dwyane Wade que en este momento sigue con sus molestias en unos isquiotibiales que no le dejan jugar. Llevan tres partidos seguidos perdiendo y no parece que este sea un resultado que no podamos esperar el siguiente partido.

Nadie entiende por qué este no es un equipo que se imponga con facilidad a sus oponentes, pues no parece que muchos de ellos sean rivales difíciles. De hecho son equipos muy asequibles si tomamos como referencia la calidad de sus jugadores o de las escuadras ante las que Miami Heat ha obtenido un resultado positivo. Es como si sencillamente se hubieran hundido y ya está.

Anuncios

De pronto les ha entrado una pájara y están esperando a recuperarse.

Su juego ha dejado de ser dominante, pasando a ser un juego ramplón y dependiente de las jugadas individuales. Esto provoca que las defensas lo tengan mucho más fácil y que lo que en otros momentos eran ofensivas en las que poco podían hacer los jugadores oponentes para evitar que el balón acabase entrando en el aro pase a ser ahora una situación en la que una simple defensa posicional soluciona mucho de los problemas en defensa.

El equipo en este momento no logra siquiera imponerse contra equipos muy inferiores. Muchos aficionados temen el día que le toque llegar ante los equipos de arriba de la tabla