Lewis Hamilton va a ganar el campeonato del mundo con Mercedes pero la relación con el equipo alemán podría terminar antes del previsto. El piloto británico, de hecho, está reñido con su actual administración, la Simon Fuller's XIX y esta situación podría tener implicaciones clamorosas en el mercado pilotos de la Fórmula 1. La negociación para la renovación del contrato con Mercedes, podría de hecho encallarse y bloquear la negociación, esperando que Hamilton resuelva sus problemas y se asocie con un nuevo gerente que, por supuesto, podría también proponer diferentes destinaciones y nuevos proyectos al campeón del mundo de 2008.

Hamilton pasó con Simon Fuller en 2011, después de haber alejado al padre Anthony del role de su agente.

Anuncios
Anuncios

Dado que en las últimas carreras, el padre - gestor del piloto inglés de 29 años de edad, ha aparecido de nuevo en los boxes, es posible que entre los dos pueda ocurrir una reconciliación a nivel profesional. En Mercedes, por el momento, es segura la presencia de Nico Rosberg, que ya ha firmado una extensión del contrato con la empresa de automóviles alemana. Hasta hace unas semanas parecía inoxidable la posición de Hamilton pero ahora la situación parece más en vilo. Y sobre todo, hay un colega de Hamilton, en particular, que mira atentamente la evolución de la situación.

Al final de la temporada #Fernando Alonso dejará Ferrari y actualmente no tiene certezas sobre el futuro. El sueño del piloto español se llama propio Mercedes, considerado el único coche que le permitiría de volver a ganar las carreras y de luchar por el título mundial.

Anuncios

Hasta ahora las esperanzas de sentarse en uno de los dos vehículos alemanes estaban vacíos, pero las dudas sobre la permanencia de Hamilton podrían abrir una ventana por el campeón español.

Sin embargo, el sueño de Alonso ya podría crear un problema con McLaren Honda. La empresa japonesa quiere el actual piloto de Ferrari para la próxima temporada, mientras que al interno del equipo, después las peleas de hace un par de temporadas, el retorno del campeón de 33 años de Oviedo está mal visto.