En este momento Los Ángeles Lakers son la peor versión de sí mismos. Llevan cuatro derrotas consecutivas en cuatro partidos. Ninguna temporada en la historia de la franquicia en Los Ángeles había tenido un comienzo tan negativo, sencillamente están fuera de la liga en estos momentos y no parece que eso vaya a cambiar.

Sin embargo lo peor no son las estadísticas. Las estadísticas son solo números y pueden ser muchas causas las que los justifiquen. Una lesión de un jugador clave que en mitad de la temporada te supone cuatro derrotas pero como no son los cuatro primeros partidos no destacan tanto. Cuatro partidos seguidos contra los cuatro equipos que están destinados a llegar a las finales de conferencia y ya tienes cuatro derrotas sin que pase nada demasiado grave.

Anuncios
Anuncios

Pero esto no parece que sea por esas causas, sino por la falta de forma de un equipo que ya desde la pretemporada dejó claro que no estaba para jugar en Estados Unidos. Ahora mismo es Kobe Bryant contra todos y todos le dan una paliza a Kobe. El equipo es solo él y ni siquiera él es tan bueno.

Los demás jugadores no tienen nada que hacer y solo miran como pasan los minutos sin poder llegar al nivel de su jugador franquicia y sin aportar mucho más que el estar en el campo y completar los cinco jugadores que reglamentariamente tienen que estar en la cancha en todo momento. El planteamiento táctico es inexistente y todo lo que se hace es dirigirse hacia la canasta a ver si se puede meter el balón.

Por si esto fuera poco, gran parte de los jugadores que debían formar la guardia pretoriana de Kobe Bryant no están en este momento para jugar.

Anuncios

Steve Nash ya ha anunciado que se retira, lastrado por las lesiones, Julius Randle ni siquiera llegará para los playoffs en el improbable caso de que lleguemos a ver a los Lakers en ellos y Nick Young sigue de baja y por lo que podemos deducir no parece que vaya a ser una lesión que cure en los próximos días.

Sencillamente el cuadro es eso, un cuadro. Este es un equipo que se hunde por carecer de un buen fondo de armario de jugadores y no tener a sus estrellas en buena forma. #Baloncesto