Anoche, en el campo de #Fútbol de Malata en Ferrol, se daban cita dos equipos muy jóvenes, dos sub 21, España yBélgica. El partido era amistoso, pero nadie se quiso perder a los pupilos de Celades.

El amistoso en principio no tenía nada en juego, pero el morbo estaba para los aficionados y para el propio combinado español, que tras el duro golpe sufrido en el Europeo, querían disipar dudas y seguir demostrando que es un gran equipo y que pueden ser el futuro de nuestra Selección Española.

Todo se torció y salió mal, más allá de las ganas y de la ilusión del equipo. El partido no fue ni mucho menos para recordar, ni el mejor para reivindicarse o demostrar nada, ya que todo intento español se quedaba en nada y en ningún momento se vio al combinado que todos queremos ver.

Anuncios
Anuncios

La ilusión, las ganas y el entusiasmo de la gente y de la selección se quedó en nada en una noche para olvidar y pasar página.

Comenzó como se preveía, con España tocando el balón, dominando el juego y la posesión de pelota. En los primeros minutos se veía a una muy buena selección, haciendo bien las cosas, pero faltaba precisión en el último pase y al llegar al área belga se apagaban las luces, se atascaba y Bélgica salía a la contra con una velocidad imparable, de esta manera hacían daño y España era muy frágil atrás en defensa.

La rojita tuvo alguna que otra ocasión con peligro, pero eran los belgas los que destrozaban al ataque, a la contra. Así llegaría el primer gol, tras una mala salida del balón del combinado español. Balón que recupera Bélgica y salen rápido buscando cazar la espalda de los centrales.

Anuncios

En tres pases, el delantero belga Kavasele se quedó sólo ante Kepa, el portero español, que no pudo hacer nada por evitar el gol de los belgas en el minuto 15.

España, a raíz del gol, quiso reaccionar, pero no sabían como hacer daño a la muralla belga. 

En el minuto 36 llegó el segundo mazazo para la selección, que veía como Bélgica hacía gol otra vez. Un zapatazo desde fuera del área del joven Tielemans que entró por toda la escuadra y al que el portero español nada pudo hacer para evitar otro desastre español. Llegó el 0-2 antes del descanso y las cosas pintaban fatal. En todo momento, en ningún momento España supo pintar mejor el partido.

Tras el comienzo de la segunda mitad, más de lo mismo se veía en Malata. España dominando el balón y el fútbol, pero sin crear peligro. De hecho, eran los belgas los que creaban todos los ataques.

Los de Celades maquillaron un poco el marcador haciendo el 1-2 en una buena jugada de toque que culminó Munir tras un buen disparo desde la frontal que cruzado, hace imposible la estirada del portero belga.

Anuncios

1-2 en el marcador y la ilusión volvía a salir en los aficionados y en los jugadores.

Una mera ilusión ya en el minuto 57, Kayemble puso el 1-3 en el marcador y España se vino abajo y se fueron del partido.

La sentencia del partido y del marcador llegaría en el minuto 75. Raman saca un tiro desde la frontal que también como el segundo gol se coló por la escuadra e hizo imposible todo intento de pararlo por parte de Kepa, que veía como Bélgica les metía un doloroso 1-4.

Así terminaría el partido. La  impotencia era enorme y equipo y afición se fueron a casa con cara de desilusiónL la buena noticia es que queda tiempo y mucho por hacer y mejorar.