Hace unos días, José #Mourinho alegó que Diego Costa no estaba disponible para acudir a la concentración de la Selección Española en Las Rozas. Esta decisión no sentó demasiado bien a los responsables técnicos del equipo nacional, que sospecha que el técnico del Chelsea está reservando al jugador para evitar que se lesione y pueda rendir al cien por cien con el club londinense. Si bien en esta ocasión, Costa no ha viajado a España para reunirse con el resto de sus compañeros, este tipo de decisiones tienen los días contados.

La práctica que ha llevado a cabo Mourinho con Diego Costa es bastante habitual; los futbolistas llaman por teléfono al seleccionador para solicitarle que no les convoque, bien porque no se encuentren del todo recuperados de alguna lesión o bien porque no les apetezca implicarse en varios partidos de no demasiada importancia.

Anuncios
Anuncios

Para evitar que esto se convierta en una máxima de cara a partidos amistosos o clasificatorios, la Federación de #Fútbol va a solicitar a los clubes un parte médico para demostrar que las molestias o lesiones de los futbolistas son de tal gravedad que les impiden incorporarse a la rutina del equipo nacional.

La Federación, para solicitar este parte, se apoya en una de las cláusulas del Estatuto del Jugador FIFA y UEFA. En ella aparece la obligación de los jugadores de fútbol a "responder afirmativamente" ante su convocatoria en la Selección de su país. Otro de los parámetros que presenta esta norma prohíbe taxativamente el acuerdo entre un jugador y su club para evitar que acuda a la llamada de su seleccionador.

Además del caso de Diego Costa, que no ha sido convocado para disputar los dos partidos de esta semana, la Selección Española cuenta con otro reciente ejemplo de esta mala praxis deportiva: la de Gerard Piqué y el Barça.

Anuncios

Hace unas semanas, el catalán habló con Del Bosque y le solicitó que no le convocase alegando molestias en la cadera, ocasionadas por una lesión que sufrió meses atrás. Sin parte médico por delante, el jugador no participó de dichos partidos, generando un revuelo bastante sonoro en la opinión pública, que sospechaba que la ausencia de Piqué se debía a motivos políticos.

Sea como fuere, la presentación de un parte médico que avale las lesiones evitará todo tipo de polémicas y ayudará a que la relación entre los distintos clubes y selecciones sea más fructífera.