La liga francesa este año está muy emocionante, el motivo, que hay dos equipos que se van intercambiando el primer puesto, el todopoderoso PSG, con estrellas mundiales de gran talla como Ibrahimovic, Cavani, Pastore y muchos más, y el Olimpique de Marsella, dirigidos por un conocido de nuestra liga -al que no dejaron trabajar- Marcelo Bielsa.

El viernes el PSG se puso dos puntos por delante después de la victoria conseguida por la mínima ante el Metz por 2-3 y solo le quedaba esperar a lo que sucediera el día de ayer con el Olympique, que empezó ganando. Sin embargo, el Burdeos le empató y parecía que iban a llegar así al final del encuentro, pero a falta de cinco minutos para el final, Andre-Pierre Gignac perforó la red del equipo rival y poco después Batshuayi sentenció la victoria del combinado de Bielsa para acabar 3 a 1; poniéndose un punto por encima del PSG, actual campeón de la liga francesa.

La emoción está servida en Francia: o gana el millonario PSG o el aspirante Marsella. Pero claro, la cosa no está solo en estos dos equipos. El Nantes, aunque este fin de semana perdió y se aleja un poco del título, puede volver a entrar si le salen bien dos partidos seguidos, o simplemente si gana cuando juegue contra los dos grandes, así que puede ser una liga de tres muy emocionante.

El PSG es el que más difícil y más fácil lo tiene. Su equipo cuenta con grandes jugadores capaces de resolver por ellos solos un partido, pero el hecho de jugar en varias competiciones supone que los jugadores pueden llegar al final de la liga cansados y pueden perder partidos que no se esperan. Mientras, al Marsella lo veo mucho más físico y jugando muy buen #Fútbol. Lo malo es que le falta equipo y banquillo; lo veo muy corto y con gente sin nombre, aunque eso no hace el equipo, ya que para mí, el entrenador que tiene -Bielsa- es capaz de sacar lo mejor de los jugadores a los que entrena. Por eso está donde está.

Emoción hasta el final en la liga francesa, ¿quién se llevará el gato al agua? De momento está todo muy igualado.