Los amantes del #Baloncesto europeo recordarán a este equipo croata que fue uno de los dominadores europeos a lo largo de los años 80 donde completó un palmarés extraordinario. 2 Copas de Europa (1985 y 1986); 2 Recopas de Europa (1982 y 1987); 1 Supercopa de Europa (1987); y además ganó la Copa Korac (1972) y ligas de la antigua Yugoslavia además de la liga Croata.

¿Que ocurrió con este equipo? Pues, como al deporte del antigua Yugoslavia en general, sufrió las consecuencias de la guerra que destrozó y dividió al país, sumado a la imposibilidad de mantener en sus filas a los talentos que salían de su prolífica cantera. A pesar de la fuga de sus promesas a ligas europeas o a la NBA, el club siguió cosechando éxitos a nivel nacional donde desde hace unos años tiene al KK Cedevita como dominador del torneo.

El club durante estos últimos años fue metiéndose en un pozo económico de deudas e impagos que aumentaban ante la imposibilidad de encontrar sponsors estables y que ingresaran el líquido suficiente para poder ir saliendo a flote, siendo la gravedad de la situación que sobre la entidad planeaba la amenaza de la desaparición del club que tantas noches de gloria dio al baloncesto balcánico.

Entonces el hermano y la familia del histórico Drazen Petrovic (que forjó su leyenda en la Cibona) dieron un paso importante al hacerse cargo del club su hermano mayor, un Alexander Petrovic que en colaboración con su madre han ayudado con la herencia de Drazen para que no desaparezca el club pagando las nóminas de los jugadores y trabajando con la hacienda croata para refinanciar y estructurar una deuda que ha quedado reducida en unos "asumibles" 5 millones de euros.

Tanto los aficionados de la Cibona como los amantes del baloncesto de todo el mundo seguro que celebran el gesto de la familia Petrovic con el club donde estuvo de 1984 hasta 1988 , después ficharía por el Real Madrid, antesala de su marcha al sueño americano, donde tras una aclimatación nada fácil en Portland confirmó su calidad y evolución en los Nets de New Yersey hasta que un desgraciado accidente de circulación segó su vida en 1993.