Pocos minutos después de comenzar el partido de ayer, la afición que abarrotaba el Nuevo Colombino onubense se rindió ante la evidencia. Isco está en estado de gracia, tanto con su club como en la Selección. Con tan sólo 22 años, ha sabido ganarse la confianza de Ancelotti en un equipo plagado de estrellas de talla mundial. Al último al que ha encandilado con su magia y su 'jogo bonito' es a Del Bosque, para quien el malagueño ya es un imprescindible.

En el minuto 17, después de haber ofrecido ya un recital de buen #Fútbol, envió un derechazo a la escuadra que dejó con la boca abierta tanto a sus compañeros como a los rivales.

Anuncios
Anuncios

La guinda de un pastel que el malagueño lleva bastantes meses cocinando. Tan sólo un minuto después, la Selección remató el partido con un gol de Sergio Busquets.

Después de unos fantásticos 25 minutos de la 'Roja', los nuestros se relajaron y pausaron el partido, sabedores de que obtendrían la victoria en el Nuevo Colombino. El partido sirvió para que el nuevo centro del campo del combinado nacional continúe perfeccionándose, gracias a incorporaciones recientes como la de Koke o el ya mencionado Isco. Los veteranos han sabido adaptarse bien a esta nueva generación de jugadores, conscientes de que la plantilla que llevó al fútbol español a lo más alto ya es historia.

Ya en el segundo tiempo, Del Bosque dio entrada a Callejón, Morata y Bruno, caras nuevas que sin duda aportarán mucho al nuevo proyecto de equipo.

Anuncios

El tercer y último gol de la noche lo firmó Pedro, tras una brillante jugada del lateral del Atlético Juanfran. Precisamente Pedro ha sido uno de los más cuestionados, tanto en su club como en la Selección, donde se siente más respaldado que en Barcelona. Su gol sirve para callar las bocas que apuntan que su aportación futbolística a su club y a la Selección es bastante limitada.

En dos días, la Selección se enfrentará en partido amistoso a la actual campeona del Mundo. España contra Alemania, un duelo de campeones del Mundo que indudablemente atraerá las miradas de todos los aficionados al fútbol.