El partido que ayer se disputó en la Catedral era, sin duda, uno de los más relevantes de la jornada liguera. Los dos equipos se jugaban mucho. Los locales querían recuperar el crédito perdido ante su afición, después de un pésimo arranque de temporada. Los visitantes, necesitaban los tres puntos para conservar el liderato en solitario, después de la victoria del Madrid y la derrota del Barcelona. Sin embargo, la 'maldición de San Mamés' se cobró una nueva víctima: los de Nervión. Llevaban más de cinco años sin ganar en el feudo bilbaíno y ayer no pudieron obtener ni un solo punto de su visita.

El único gol de la mañana lo marcó Aduriz en el minuto 12.

Anuncios
Anuncios

Susaeta se deshizo de toda la defensa sevillana y habilitó con un buen pase a Aduriz, que batió la portería de Beto. Los aficionados que abarrotaban la Catedral fueron, como cada jornada, el jugador número 12 del Athletic. El apoyo del estadio bilbaíno fue un elemento fundamental en la victoria local, puesto que sirve para que los jugadores vayan recuperando poco a poco la confianza perdida. Después del gol, el Sevilla se mostró bastante descolocado en el campo. Los de Emery no se esperaban un gol tan tempranero, y la desconcentración les terminó pasando factura.

El Sevilla intentó reaccionar con varias llegadas peligrosas de Denis Suárez y de Tremoulinas. Sin embargo, a medida que pasaban los minutos la remontada se convertía en una hazaña casi irrealizable. El Athletic impuso un #Fútbol muy físico, por lo que el juego se detenía más de lo que los de Nervión deseaban.

Anuncios

La segunda parte no supuso un gran cambio en las sensaciones de ambos equipos. El Athletic se encontraba cómodo en el campo, mientras que al Sevilla le costaba demasiado llegar a la zona franqueada por Iraizoz. Los locales se dedicaron a enlazar jugadas a la contra, mientras que los andaluces intentaban sin éxito llegar a crear peligro.

El resultado sirve de mucho para el Athletic. Después de las desastrosas jornadas iniciales de #Liga, ahora se encuentran cómodos en la posición 11 de la tabla. La otra cara de la moneda la muestra el Sevilla, que con esta derrota pierde el liderato. Sin estos tres puntos, han caído a la quinta posición, pese a que apenas les separan dos puntos del Real Madrid.