La jornada numero 12 del Campeonato Nacional de #Liga nos ofreció un duelo muy esperado, el derbi de los dos equipos mas poderosos de la Comunidad Valenciana que enfrentaba al Valencia y al Levante, un derbi que no tiene la misma tensión ni rivalidad que otros como el derbi madrileño, catalán o andaluz, pero digamos que sí hay cierta tirantez entre los dos clubes.

El Valencia venía con la vitola de favorito y el Levante como el tapado, la situación con la que el equipo valencianista llegaba al duelo era favorable tras su buen arranque en la liga, pero todos sabían que tarde o temprano iba a desinflarse, lo que nadie se imaginaba es que iba a ser precisamente en este duelo.
El Valencia de Nuno salió a demostrar por qué era el favorito, pero se encontró a un equipo que salio sin complejos, un equipo que lleva ya unos años en primera y al que no le asusta nada el jugo de tú a tú.

El Valencia intentó llevar la iniciativa pero el Levante consiguió que esa iniciativa se compartiera: los dos tuvieron muchas ocasiones y los dos jugaron como mejor saben.

Anuncios
Anuncios

El Levante defendió de forma espectacular, cubriendo espacios y al hombre y además se desgastó. Y el Valencia se topaba una y otra vez con el entramado levantino, en un córner a favor del Levante llegó el primer gol, obra de Víctor Casadesús, que gano con autoridad en el salto a Mustafi y de cabeza metió un gol que fue un jarro de agua fría para el conjunto valencianista. Pese a esto intentó buscar el gol del empate con mas corazón que cabeza y lo consiguió de la mano de Parejo en una triangulación con Álvaro Negredo. El dúo madrileño sorprendió a la zaga levantinista.

El Valencia, a raíz del gol del empate, se creyó de nuevo el favorito, pero el entrenador levantinista vio un error táctico en la jugada del gol recibido y metió en el campo a Morales. Unos instantes después, en un contraataque, Morales agarró el esférico y se fue hasta la meta de Diego Alves como un tiro y limpió las telarañas de la escuadra.

Anuncios

Después del 2-1, el Valencia lo intentó todo pero el Levante, con el trabajo bien hecho, se limitó exclusivamente a defender y a no conceder ocasiones hasta que, en un abrir y cerrar de ojos, el arbitro pitó y el derbi se lo llevó el modesto. El Valencia se descuelga de la liga en el peor momento.