Este sábado el #Real Madrid, volvió a ganar y ya no es ninguna sorpresa, visto lo visto, no es de extrañar que los del Bernabéu se sientan seguros y confiados por la calidad que están mostrando en el campo de juego. Como siempre el partido vino acompañado por la polémica, y es que parece que esta será el pan nuestro de cada día, esta vez por el cambio en la portería, otra vez Casillas al banquillo, aunque para Ancelotti simplemente estas son estrategias de juego que últimamente le están saliendo muy bien.

El once Gareth Bale, no defraudó a su entrenador que prefirió dejar a Isco en el banquillo, por un tiempo y no porque este sea mejor que el otro quizás para darle oportunidad a los dos para que desarrollen su manera de jugar que ninguna de las dos decepciona, esta vez el protagonismo fue para Bale y no decepcionó, su gol, fue una demostración de fuerza, exactitud y confianza, en línea recta que es como mejor se encajan los goles.

Anuncios
Anuncios

El Rayo le plantó cara al Madrid, pero su gol no fue suficiente para el embate con que los blancos los aplastaron y es que en el fútbol las estrategias son básicas para un buen juego, eso es lo que debe pensar el entrenador cuando en una visión de casi profética puso a Bale, Ramos Kroos y por supuesto a su estrella Cristiano para que no le dieran margen de ganancia a los de Vallecas y sentenciaran con un 5 a 1 el partido.

Hace unos meses parecía que era casi definitiva la marcha del Real Madrid, de Karin Benzema, pero al parecer se resolvieron las diferencias y el francés ha dejado claro porque merece la pena estar en la plantilla, no ha decepcionado y últimamente se le feliz y seguro en el terreno, demostrando con sus goles que es un jugador que merece que el público, como lo hizo ayer lo ovacione.

Anuncios

También los cambios en el partido fuero una especie de brisa fresca que terminó dando la Madrid, una merecida victoria, Bale, Isco y Benzema fueron sustituidos por Chicharito, Medrán y James que no destacó mucho pero si sigue demostrando que está integrado con el equipo. Además estos cambios demuestran que son buenas las rotaciones y sin que ningún jugador se sienta suplente en el banquillo. Aunque esta vez le toco a Iker, para sorpresa de los madridistas y fue sustituido por Keylos Navas, que tuvo un fallo, que afortunadamente no terminó en gol, por una salida indebida suya.

En definitiva los Blancos siguen sumando puntos, la afición disfrutando de los goles y los buenos partidos y este derbi, como suele ser no decepcionó.