Tras un inicio espectacular liguero por parte del #Valencia C.F. y el que había mostrado el Athletic de Bilbao hasta hace dos semanas digno de olvidar, el club local se ha dejado dos puntos en casa tras empatar con el segundo, que aunque había perdido el anterior partido en Champions contra el Oporto entre semana, venía motivado de lograr dos victorias consecutivas en #Liga.

A pesar de que, por lesión, el conjunto vasco no contara con la presencia de dos de sus mejores futbolistas, Aritz Aduriz e Íker Muniaín, Ernesto Valverde ha tenido lucidez en el planteamiento al crear, supliendo estos huecos, una disposición sobre el campo de jugadores que ha atosigado de tal manera a los jugadores locales que van a soñar con los leones durante bastante tiempo.

Anuncios
Anuncios

Las duplas Alcácer/Rodrigo o Alcácer/Negredo en la segunda parte que tanto furor estaban causando, no es que hoy lo hayan hecho mal, es que simplemente no lo han hecho.

La seguridad con la que estaba trabajando el equipo visitante defensivamente cerrando cualquier espacio que pudiera servir de hueco para los pases imposibles característicos de la ofensiva ché. Desde la delantera se notaba la presión, que pasando por el el centro del campo, con Iturraspe como principal recuperador, hacía inviables las llegadas al área de Iraizoz. Para completar esta telaraña defensiva, figuras como Etxeita o Laporte barrían cualquier intento posible que pudiese crear un mínimo de peligro a los suyos.

No se ha visto un partido con ocasiones de gol siendo que, a parte de la imposibilidad de acciones valencianistas, la delantera vasca tampoco ha sido demasiado incisiva, frente a un muro creado por Nico Otamendi y Mustafi y teniendo en cuenta que las mejores oportunidades por su parte las han dejado defensas como De Marcos o Etxeita.

Anuncios

Pero es que además, al factor colocación del Athletic que provocaba muchas imprecisiones en el cuadro ché y al factor de solidez defensiva que poseen los propios locales se ha unido un factor inesperado, el mal estado del césped. Se ha especulado con posibles razones de esto ante la evidencia de que estaba todo el terreno poblado de imperfecciones y pequeños montículos terrosos, que han causado en numerosas ocasiones tropiezos y saltos indebidos del balón.

En conclusión, si hay algo que sí sabemos, es que la tarde de este domingo, Valencia y Athletic Club de Bilbao se han dejado dos puntos y los goles en un partido muy disputado que da tregua a la recuperación de los leones y a la más que buena campaña que estaba realizando el conjunto de Nuno Espírito Santo.