La crisis que ha sufrido el Barcelona en los últimos meses han hecho que se replantearan las dudas acerca de la planificación de Zubizarreta en su política de fichajes veraniegos para preparar las dos próximas temporadas a falta de conocer la posición de la #UEFA sobre la sanción que existe sobre el club blaugrana.

Pero lo que parece que nadie recuerda, es que en los primeros partidos de #Liga, donde se jugó bien pero se sudó la gota gorda para poder ganar los partidos. Destacaron dos figuras que se presentaron como la solución de futuro para la entidad. Goles de peso contra rivales de importancia como por ejemplo el Villareal dieron a entender a la afición que había venido para quedarse, y que iban a aprovechar todas las oportunidades que pudieran tener sin olvidarse que eran jugadores que muy posiblemente no iban a tener minutos.

Anuncios
Anuncios

A estos les favoreció la sanción existente sobre Luis Suárez, la cesión de Deulofeu al Sevilla y el mal estado de forma de Pedro, jugador que tenía todas las papeletas para abandonar la entidad y que pese a la confianza depositada sigue con la irregularidad que siempre ha marcado su carrera futbolística.

En el caso de Munir, la revolución que se produjo fue algo impensable. Un jugador que en apenas un año había tocado tres categorías distintas y en las que había jugado a un buen nivel, se le comparó hasta con los inicios de Leo Messi, blindando su contrato con el fin de que ningún equipo les robara su pequeña joya. El caso de Sandro fue mucho más silencioso, no obstante sirvió para conseguir los puntos en el Madrigal y conseguir el gol de la tranquilidad en más de una ocasión. Pero algo ocurrió con el partido en la Rosaleda frente al Málaga, donde el Barcelona sufrió el primer "pinchazo" de la temporada.

Anuncios

Fue el partido donde estos jugadores empezaron a desaparecer, Sandro volvió al equipo de donde venia, el filial del Barcelona. Y Munir simplemente se encuentra desaparecido jugando tan solo minutos finales y en muy pocos encuentros.

Jugadores que se presentaban como el futuro del club, que de un día a otro han visto como su posición en el club ha desaparecido. Quizá ahora el que deba pensar si esto es positivo es el propio club, debido a que jugadores desmotivados y de un buen nivel pueden abandonar la casa para demostrar aquello que les cortaron en un abrir y cerrar de ojos. #FC Barcelona