El viernes se inició la jornada número 12 en primera división, lo hizo con el Athletic-Espanyol, donde los leones consiguieron el claro triunfo y los tres puntos, ganaron por 3-1 en el marcador.

El sábado muchos y buenos fueron los partidos que pudimos disfrutar, uno de ellos el Eibar-#Real Madrid en Ipurúa, el partido de las diferencias como muchos lo han llamado. Diferencias por cada equipo, por el estilo de juego y de vida tan diferentes de un equipo a otro y por la forma de afrontar cada partido y el día a día de cada jugador.

El partido empezó con el Eibar muy echado hacía detrás, defendiendo como leones y dejándose todo en cada jugada.

Anuncios
Anuncios

El Madrid, a raíz del juego que, de inicio, implantó el Eibar, se hizo pronto con el balón y el dominio, el jugador del centro del campo Tony Kroos empezó a hacerse con las riendas del partido, se hizo con el balón y empezó a repartir juego a sus compañeros y, como casi siempre, completó un alto porcentaje de pases acertados.

Las ocasiones no tardarían en llegar por parte de los blancos, el Madrid, en varias ocasiones, puso en claro riesgo el empate a 0-0, que continuaba gracias a las grandes intervenciones del portero vasco, Javier Irureta, que salvaba a su equipo en más de una ocasión de encajar el primero, era cuestión de tiempo que el equipo blanco hiciera el primero.

Llegó en el minuto 23, en una jugada embarullada dentro del área vasca. Cristiano centra, tras el rechace de Benzema, hacia James, que, de cabeza y a placer, puso el 0-1 en el marcador.

Anuncios

23 minutos aguantó el Eibar las acometidas blancas. A raíz del gol, los vascos intentaron salir más de su área, acercarse a la meta de Casillas, pero no conseguían inquietar con peligro al Real Madrid que, con mucha seguridad, aguantaba el marcador.

Justo dos minutos antes de terminar la primera mitad, Cristiano puso el segundo mazazo en el marcador, 0-2. El equipo vasco estaba viendo como el enorme Madrid les pasaba por encima y así terminaría la primera mitad. Mucho esfuerzo del Eibar pero en balde por el 0-2 del marcador.

La segunda mitad fue aún más si cabe un monólogo del equipo blanco, el equipo entrenado por Garitano salió del descanso como dormido, sin apenas ideas y eso propició los dos goles más que faltaban en el marcador, el primero de ellos, y por tanto el 0-3 en el marcador, lo hizo Benzema fusilando a placer delante del portero rival tras la gran asistencia de James. El partido ya estaba muerto, ya que el tercero llegó en el minuto 73 y el Eibar no tenía tiempo para remontar, ni si quiera para empatar.

El último gol en el 83 lo hizo, de nuevo, el bicho. Cristiano de penalti puso el definitivo 0-4, finiquitando la triste tarde de los vascos. Así terminó el partido. Todo sigue igual para los blancos, de nuevo, el triunfo goleando y rozando la perfección en el juego.



#Liga #Fútbol