Desde que obtuvieron su última victoria frente a los Oklahoma City Thunder, los jugadores de los Detroit Pistons pueden contar todos sus partidos por derrotas. Esto significa que durante una semana no han sido capaces de ganar a ninguno de los equipos contra los que se han enfrentado. Frente a los Atlanta Hawks el resultado no fue distinto al esperado.

El primer cuarto empezó razonablemente bien para el equipo del estado de Michigan, incluso pudieron ponerse por delante en el marcador. Sin embargo, la calidad de unos Atlanta Hawks que en este momento están mejor, acabó por superarles y al final del cuarto solo habían logrado marcar 25 puntos por los 29 de los Atlanta Hawks, que a estas alturas ya empezaban a creerse mucho más la posible victoria en casa.

Anuncios
Anuncios

El segundo cuarto no fue mejor para el equipo de los Detroit Pistons, que empezó el cuarto tratando de reducir la diferencia, pero no solo no lo lograron sino que además la desventaja aumentó considerablemente tras un cuarto en el que los Detroit Pistons tuvieron una anotación muy por debajo de los exigible a un equipo de la liga de #Baloncesto profesional. 15 a 21 para los Atlanta Hawks y otros seis puntos de ventaja, lo que añadido a los cuatro anteriores dejaba a los Detroit Pistons a diez puntos. 40 a 50; una barrera psicológica que les afectó mientras se dirigían hacia los vestuarios.

En el tercer cuarto trataron de nuevo los Detroit Pistons de reducir la ventaja de los Atlanta Hawks. Sin embargo, por más que lo intentaron, se encontraron con un equipo capaz de seguirles el ritmo, lo que llevó a que el cuarto acabara con un empate a 24 puntos (marcador de 64 a 74) que no servía de nada a los Detroit Pistons y acercaba a los Atlanta Hawks a una victoria que les colocaba por encima del balance neutro en victorias y derrotas (6-6).

Anuncios

El último cuarto siguió el mismo camino y de nuevo el empate llevó a la victoria a los Atlanta Hawks por 89 a 99. Al final el partido se decidió por la alta puntuación que los Detroit Pistons permitieron, que resultó imposible de seguir para el equipo afincado en el estado de Michigan.