Se retira un gran entrenador, para mi uno de los mejores de todos los tiempos, un entrenador que lo ha dado todo en el calcio italiano, a los 66 años nos deja, futbolísticamente hablando, Marcello Lippi, un entrenador de carácter, de una filosofía sorprendente y que ha ganado muchos títulos en su país Italia.

Emotiva ha sido la despedida de este entrenador, después de treinta años de grandes éxitos ya se cansó de estar en las bandas dando voces para que le hagan caso, cambios llenos de estrategias, alineaciones sorprendentes, entrenador de grandes jugadores, como por ejemplo Del Piero, Nedved, Jugovic, Seedorf, Davids y un montón de jugadores míticos de la Juventus de Turín, equipo que entrenó durante muchísimo tiempo ganando un montón de ligas.

Anuncios
Anuncios

Pero no solo entrenó a la Juventus de Turín, también entrenó a la selección nacional, inculcando a la selección una mentalidad ganadora, y con una gran fuerza, haciendo que la selección fuera temida en el mundo entero, con gran competitividad y es que hay una frase que dijo él que recorrió el mundo entero por su carácter, esa frase era ,en el fútbol el primero es un Dios y el segundo es nada (dice otra palabra pero por si las moscas no la pongo y más o menos significa los mismo).

Otra frase que le caracteriza es la de, el mejor jugador es el que pone su talento al servicio de los demás, hay jugadores útiles, no indispensables, un entrenador que con esta frase se refería sobre todo a un jugón como era Zidane.

Pero este entrenador no podía despedirse de este deporte sin un título y claro estaba entrenando sus últimos partidos en China, donde ganó la superliga China con el equipo que entrenaba, el Guangzhou Evergrande y al mundo del fútbol.

Anuncios

Ganó cinco Scudettos, una Copa de Italia y tres Supercopas en una etapa de ocho años en la Vecchia Signora y la Copa de Europa de 1996 ante uno de los mejores Ajax de la historia, eso sí con jugadores como Ravanelli, Vialli o el mismísimo Del Piero.

Desde aquí mi más sincera gratitud por todo lo que ha hecho este entrenador por el fútbol, gracias por darle ese sentido ganador a este deporte y gracias por ir más allá, soy y seré seguidor de tu fútbol por siempre.