Cleveland Cavaliers no acaba de ser el equipo que se esperaba que fuera con el fichaje de LeBron James, que se anunciaba como la vuelta a casa del gran jugador que buscaba obtener la gloria que ya había tenido fuera de casa en el hogar donde empezó y a donde deseaba regresar para devolver parte de lo que recibió. Sin embargo, por ahora se han quedado un poco justos, no llegan a tener grandes resultados y no son, ni mucho menos, el equipo dominador que se esperaba cuando al principio de la temporada contaba cada uno de sus partidos por una victoria que, en muchos casos, acababa siendo incontestable.

El juego no acaba de fluir y muchos son los partidos en los que el nivel de sinergias entre los diferentes jugadores del equipo no son las necesarias para que el juego sea algo más que una serie de jugadores tratando de llegar a meter el balón dentro de un aro que otra serie de jugadores tratan de defender.

Anuncios
Anuncios

No existe juego combinado y en muchas ocasiones incluso parece que jueguen sin un entrenador que les ayude a ser algo más que sus individualidades.

Por ahora los números no han sido terribles y muchos partidos se han salvado por la calidad individual de algunos de sus jugadores, especialmente de LeBron James. No obstante, este es un tipo de juego que acaba pasando una gran factura, pues los equipos no tienen mucho que estudiar sobre ellos y solo se necesita una presión a los jugadores clave. Son por tanto un equipo fácil de atacar y fácil de defender, pues carecen de juego de alto nivel.

En este momento están en balances negativos y no parece que los futuros partidos vayan a servir precisamente de bálsamo contra esta situación. Mucho es lo que tienen que aprender los jugadores de Cleveland Cavaliers sobre el juego en equipo si pretenden que cuando lleguen los partidos importantes estén preparados.

Anuncios

Por ahora los equipos son asequibles e incluso así pierden contra algunos y lo pasan mal contra otros. El día que tengan enfrente a un equipo que realmente sea capaz de plantarles cara de verdad pueden llegar a tener un grave problema. El futuro dirá cómo acaba esta temporada en Ohio. #Baloncesto