La jornada de ayer de la champions demostró que no todos los equipos españoles van a conseguir el objetivo de pasar a la siguiente ronda de este torneo, el Athletic de Bilbao ha dado un paso atrás en esta competición al perder ayer con uno de los rivales a priori más fuerte de su grupo, el Oporto.

Ayer era un partido de vida o muerte donde el Athletic salió muy fuerte, con ganas de demostrar que podía estar ahí luchando y lo intentó pero enfrente estaba, para mí, un equipo que además de mantener el bloque del año pasado, ha sabido incorporar jugadores de los llamados de equipo y que han sabido entrar en la dinámica demostrando que son un gran equipo, llevándose el partido por 0-2 y dejando a los leones fuera de esta competición y que ahora intentarán meterse en la Europa League, intentando quedar terceros de grupo.

Anuncios
Anuncios

La verdad y siendo sinceros el año pasado fue un gran año para el equipo vasco, pero le ha faltado algo muy importante como es fichar a gente o jugadores para poder competir en tres competiciones, siendo una de ellas europea, pero es que este año el Athletic no tiene mucho equipo, tanto es así que al lesionarse su delantero estrella y el que tira más bien del carro, Aduriz, se ha visto a mi juicio, un poco perdido, sin saber a quién centrar.

Puede tener una gran cantera, y la verdad es que la mejor de España, pero le falta más protagonismo a esta, y más gente experimentada, lo malo es que le veo un equipo que puede llegar lejos en la copa del Rey y le deseo lo mejor para estas competiciones pero para mí le sigue faltando algo.

Tengo en mi recuerdo ese Athletic rocoso, fuerte, que ir a su campo era tener miedo a salir a jugar, la afición parece que se ha acomodado, con todos mis respetos, pero antes ibas al campo y la afición era casi uno más , porque rugía el estadio cuando tocaba el balón su equipo y hoy en día me parece que falta eso.

Anuncios

Con todo mi respeto, me gustaría volver a ver a los leones rugir como lo que son, y no maullar, así que ánimo desde aquí al equipo de mi abuelo, y a los que formaron a mi equipo el Atlético de Madrid, volveréis a ser grandes.