Existe en la liga de #Baloncesto profesional de Estados Unidos una estrategia que algunos equipos siguen cuando tienen claro que no llegaran a disputar los playoffs. Consiste en perder muchos partidos para poder quedar últimos y, en el momento en el que llegue la hora de sortear las elecciones en el draft del año siguiente, sea más que probable que sean elegidos en las mejores posiciones de dicho draft, lo que permitirá obtener los servicios de las estrellas del futuro.

Normalmente estos equipos suelen empezar este tipo de estrategias cuando la temporada les empieza a ir mal y esto suele empezar en algún punto de enero o febrero.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo parece que en los Philadephia Seventy Sixers esta es una idea que han empezado a llevar a cabo desde ya. Tras la derrota que tuvieron que presenciar sus aficionados contra los Dallas Mavericks, ahora han tenido que ser testigos de una nueva debacle, en este caso a domicilio, como la comida. En un momento del partido llegaron a por trece puntos, lo cual es una ventaja considerable ante un equipo que va camino de los playoffs. Sin embargo esa ventaja fue decayendo y se llegó al final del partido con ventaja de tres para los Philadephia Seventy Sixers, momento en el que el entrenador del equipo decidió tirar el partido.

Aún en ventaja e inexplicablemente, decidió dar una patada a un balón y provocar una técnica, lo que significó tres tiros para los Houston Rockets, que tiró James "La Barba" Harden.

Anuncios

Aun así falló uno de ellos y siguieron a uno por encima los visitantes, que aún mantenían la ventaja en el marcador. Pero siguieron los despropósitos, en Internet muchos comentan que a propósito, en el equipo de Pensilvania, que empieza a resultar preocupante. En este caso fue una pérdida de balón inexplicable de un jugador de Philadephia Seventy Sixers que acabó en una canasta inexplicablemente fácil para James Harden.

Tras esto un tiro fallado por un jugador visitante a dos segundos del final y una nueva derrota de unos Philadephia Seventy Sixers que no conocen la victoria esta temporada. Algunos empiezan a plantearse si esto es un problema, una cuestión estadística o un plan deliberado para tratar de alcanzar puestos bajos con vistas al año que viene.