En el día de ayer, los aficionados al #Fútbol, vieron un bochornoso espectáculo, uno de los partidos más aburridos de la historia de las selecciones, que enfrentaba a la Selección Española contra la Selección Alemana en la ciudad de Vigo, en el campo de Balaidos, un partido donde las dos selecciones no se jugaban nada, un simple amistoso pero, dado que son los dos últimos campeones del mundo, se esperaba algo más. Pese a que no jugaron los titulares de Alemania y en España hay una renovación de jugadores, además se enfrentaban dos estilos muy parecidos, la España de Don Vicente del Bosque, que juega al toque sin profundidad y con un juego plano, y la Alemania de Joaquín Low, apoyada en su superioridad física y táctica, juega al toque, a la contra y siempre con profundidad.

Es justo añadir que el clima no ayudó, los jugadores jugaron con una lluvia muy típica del norte de España, la lluvia finita que parece que no cala pero cala en lo más hondo pero tampoco cayó una gota fría ni una lluvia torrencial. El partido comenzó con la tónica habitual, la Selección Española, tocaba y tocaba y la mayoría de veces sin pasar del mediocampo. Alemania se limitó a esperar su momento, sin desgastarse físicamente.

Cuando Alemania recuperaba la posesión, tocaba y tocaba y cada vez que llegaba a la línea de tres cuartos daba sensación de peligro, los defensas Piqué y Ramos no cerraban bien los espacios solo Azpilicueta se mantuvo sobrio haciendo sus funciones, a pesar de esto, la Selección hizo un ejercicio de desgaste y le puso más coraje, así llegaron algunas ocasiones con poca fortuna. La ocasión mas clara la tuvo Alemania de la mano de Mario Gotze pero #Iker Casillas que respondió a las mil maravillas, posteriormente llegó el descanso y la afición española no dejaba de animar a sus jugadores. 

En la segunda mitad, la Selección Española notó el bajón físico por el desgaste de la primera mitad, entonces Alemania empezó a tomar las riendas de la posesión y del encuentro, fue embotellando a España poco a poco y creando ocasiones. Ni los cambios de Del Bosque surtieron efecto, el monólogo alemán dio sus frutos en un disparo de Toni Kroos desde fuera del área ante el que Kiko Casilla no pudo hacer nada. Un golazo del excepcional mediocentro del Real Madrid, a raíz del gol, España no supo reaccionar. Los mejores de España fueron Nolito, Casillas, Azpilicueta y Morata y, por parte de Alemania, todos en general pero destacando a Toni Kroos y Sami Khedira.