El árbitro recién aterrizado en la primera división española este año Bicandi Garrido, no ha tenido su actuación más brillante en este partido, en el que se ha mostrado bastante flojo en señalizar infracciones y en otras ocasiones han resultado desmesuradas las medidas que ha tomado. Al filo del término de la primera parte, se sirve la polémica en bandeja, en que el central granota Vyntra supuestamente ha cometido un claro penalti sobre Álvaro Negredo frente a lo que hubiera significado el primer gol valencianista con un empujón con el brazo, que se comenta que el propio delantero vallecano llegó a exagerar desmedidamente.

Aunque el contacto es breve, ¿lo hay suficientemente como para derribar al contrincante? Es una cosa que animo a que juzguen ustedes mismos. En esta acción nada fue señalado por ninguno de los árbitros, que parece ser que lo tuvieron bastante claro. Lo que también se vio con bastante claridad fue también la tensión presente en el encuentro, tensión entre ambas aficiones que desde antes del partido se avistaba y se intentó evitar, pero que es ineludible en este tipo de derbis. La "violencia" a la hora de jugar de una forma brusca, por otro lado, no fue ralentizada por el árbitro con amonestaciones, que después de entradas inexplicables merecedoras de cartulina ejecutadas por militantes de ambos equipos, se mostraba paciente y dialogante con los jugadores, dando la sensación de que lo tenía todo bajo control al mismo tiempo que iba subiendo de tono el desarrollo del encuentro.

Esto cambió en acciones como la de un salto en el que hombro a hombro existe un ligero contacto mutuo entre dos jugadores de los dos equipos y que lejos de parecer punible, le cuesta en la primera parte tarjeta amarilla al central valencianista Skhödran Mustafi, acción que condicionó innegablemente la intensidad en entradas del jugador para el resto del partido. Otro hecho bastante criticado es el de los 3 minutos de añadido al 90, después de todos los cambios en la segunda parte y algunas pérdidas de tiempo con trifulcas inevitables en este tipo de encuentros, pero esto ha sido menos criticado, ya que el árbitro es quien ha vivido el encuentro y determina en su forma de justicia lo que se debe añadir.

En la parte deportiva, el encuentro, excepto interrupciones, fue muy apasionante, con ocasiones y muy disputado. El #Valencia ofreció por momentos mucha calidad como suele demostrar y como se denotó en la acción del gol y por parte del Levante UD se realizó un partido casi brillante en defensa y en la salida del balón sin complicaciones. Como viene demostrando, Lucas Alcaraz está sabiendo aprovechar las virtudes de sus jugadores y sabe jugar sus cartas de forma muy efectiva y competitiva, además el resultado vino con sorpresas incluidas, el tercer gol en tres jornadas del mallorquín Víctor Casadesús y un golazo con la firma de todo un Morales que ya quito las telarañas en Ipurúa ante el Eibar, el equipo en el que estuvo cedido la pasada temporada. #Liga