Y las mujeres vuelven a darnos una alegría, esta vez en baloncesto, donde ayer se proclamaron subcampeonas del mundo en baloncesto, jugando contra Estados Unidos y yendo de menos a más, es decir, empezó perdiendo de casi veinte puntos hasta perder al final tan solo por trece puntos, el partido estuvo emocionante hasta el final.

Las chicas españolas, jugaron sin miedo y sabedoras de que no iban a ganar y demostraron como y porque llegaron a la final de este mundial, venciendo a equipos de talla mundial como China o Turquía, que era anfitriona del mundial y que al final quedaron cuartas, con un juego desequilibrante, con desparpajo y con tiros imposibles que entraban como Pedro por su casa, con pases imposibles y con jugadas alucinantes que nos hacían levantarnos del sofá para celebrarlo, a mi juicio, un juego que ni los chicos han demostrado practicar.

Hoy en día España es una gran potencia, que cuenta con sus filas con jugadoras de alto nivel, casi no se echa de menos a Amaya Valdemoro, pero no son tan buenas como las americanas que cuentan en sus filas con mujeres capaces de hacer mates, como los hombres, así que nos podemos alegrar y mucho, por que en los emparejamientos de semifinales nos toco contra Turquía, anfitriona a la que ganaron cómodamente por casi diez puntos, y no contra Australia, que para mi junto a las rusas y a las americanas forman las tres grandes potencias del baloncesto y donde estamos entrando poco a poco nosotros, bueno, ellas

Y es que lo importante de esta selección es que son un equipo, una piña y no han ido de favoritas sino como siempre han dicho, partido a partido, y les ha ido muy bien ya que solo han perdido la final, los demás partidos se han contado por victorias, algo que no esperábamos, pero oye son nuestras subcampeonas del mundo, y para nosotros las campeonas ya que los Estados Unidos en este deporte viven en un mundo aparte, tanto es así que pienso que a muchas selecciones masculinas, estas americanas podrían ganarlas sin dificultad, o al menos es mi pensamiento.