Hace unas semanas, saltaron todas las alarmas para los madridistas. Sergio Ramos, titular incuestionable para todos los entrenadores que han pasado por el #Real Madrid y, cómo no, también para Ancelotti, se retiraba del partido ante el Athletic en el descanso. No había hecho gestos de dolor, ni había sufrido ninguna entrada dura de algún rival. Parecía que el técnico del Madrid le retiraba del campo por precaución. Horas después, el propio jugador confirmaba que había sentido unas ligeras molestias en el sóleo de su pierna derecha (para los no demasiado entendidos en anatomía, el sóleo es un músculo que se encuentra en la parte inferior del gemelo).

Anuncios
Anuncios

No fue hasta el día posterior al partido cuando el jugador de Camas fue examinado por los servicios médicos del Real Madrid y se confirmó que dichas molestias no iban a remitir tan fácilmente. Desde entonces, el sevillano se ha perdido los dos partidos de clasificación con la Selección Española, contra Eslovaquia y Luxemburgo, el encuentro ante el Levante en #Liga y el duelo Liverpool - Real Madrid de Champions League. Pero, para alegría de todos los aficionados del Real Madrid, Carlo Ancelotti ha confirmado que Ramos entrenó ayer con total normalidad, y que se encuentra recuperado al cien por cien de la lesión.

Sin duda, será un indiscutible en el once titular que presentará el Madrid el sábado. Sergio Ramos llegó al Real Madrid en el verano de 2005, cuando contaba con apenas 19 años.

Anuncios

Por entonces, no era más que una joven promesa que apuntaba maneras. Hoy en día, Ramos es el segundo capitán de su equipo, justo por detrás de Iker Casillas. Ante la presumible pronta marcha de Casillas del Real Madrid, el central se convertirá en el principal referente del equipo con más Ligas de Campeones de la historia. Y todo eso sin llegar a los 30 años de vida.

El del sábado será su enésimo Clásico, pero Ramos siempre demuestra la misma ilusión e intensidad que demostró en el primer encuentro que disputó con la camiseta blanca, el 10 de septiembre de 2005 ante el Celta. Los años han pasado, y el camero ya no es la joven promesa que era hace nueve años. Ahora es uno de los mayores ídolos del #Fútbol español.