De todos los partidos de ayer, la sorpresa más sonora saltó en Eslovaquia, donde España caía por 2-1 ante el combinado de Marek Hamsik. El equipo dirigido por Vicente del Bosque no encontró su sitio en la primera parte y, aunque la posesión le pertenecía casi al 70%, no era capaz de tranformar en oportunidades de gol esa superioridad con el balón. En el minuto 17', una falta dudosa a favor de Eslovaquia iba a ser otro tremendo varapalo para Íker Casillas. Weiss tocaría el balón suavemente para que Kucka golpeara con una tremenda fuerza el balón. En defensa del guardameta español hay que decir que el esférico hizo un pequeño extraño, pero habiendo entrado por el centro de la portería, Casillas tendría que haberlo detenido.

Anuncios
Anuncios

Era el primero para los eslovacos y la gente se volvía loca en la grada. Antes del descanso, los aficionados ya se animaban a hacer la ola en el graderío. España jugaba y jugaba en el campo eslovaco, pero infinidad de pases laterales no servían para encontrar ningún hueco. Con los numerosos centros y córneres, se preveía un partido idóneo para Raúl García, consolidado rematador de cabeza. Pero parece que Del Bosque no estaba por la labor. Once minutos llevaba Paco Alcácer en el campo cuando, en el 82', controlaba en el área pequeña un balón centrado por Jordi Alba y lo introducía en el fondo de la red eslovaca. Los defensas locales protestaban un fuera de jugeo que, siendo sinceros, podría existir.

Pero poco iba a durarle la alegría a los españoles. En una contra perfectamente llevada a cabo por el combinado local, Stoch remataba de cabeza un centro de Duris para poner el definitivo 2-1 en el marcador.

Anuncios

Inglaterra, por su parte, jugó en Wembley contra la floja selección de San Marino. Los de Hogdson vienen los últimos años de crear muchas dudas en su juego y este partido podía servirles para coger una dinámica positiva. En el minuto 25' y de córner botado por James Milner, Phil Jagielka ponía el 1-0 en el marcador. Wayne Ronney, de penalty y en el 43', anotaría el segundo en la cuenta inglesa. Yaa en la segunda parte, el delantero del Arsenal Danny Welbeck anotaba el tercero. Con tan sólo 6' minutos en el campo, Towsend metía el cuarto gol con un tremendo zapatazo desde la frontal del área. El quinto y último gol iba a llegar en propia puerta, lo anotaría Della Valle tras un desafortunado rebote.

#Fútbol