Con 17 títulos (1957, 1959, 1960, 1961, 1962, 1963, 1964, 1965, 1966, 1968, 1969, 1974, 1976, 1981, 1984, 1986 y 2008), los Boston Celtics son la franquicia más ganadora en toda la historia de la NBA.Kevin Garnett, Ray Allen, Paul Pierce, Larry Bird, Bill Rursell, Kevin McHale, Robert Parish, Don Nelson o Bob Cousy son algunos de los grandísimos nombres que han pasado por la franquicia de Boston. El último anillo, conquistado en 2008, fue básicamente gracias al primer Big Three real que hubo en la NBA. Danny Ainge consiguió hacerse con los servicios de Kevin Garnett, que venía después de ser el MVP de la temporada regular con los Minnesota Timberwolves, Ray Allen, que era un triplista en pleno auge procedente de los Seattle Supersonics y Paul Pierce, que más tarde se convertiría en todo un orgullo en forma de capitán para todos los aficionados a la franquicia bostoniana.

Anuncios
Anuncios

Pero estos tres jugadorazos se hicieron mayores y su aportación en la cancha comenzó a disminuir cada vez más. Finalmente, los tres grandes amigos tuvieron que abandonar el equipo y poner rumbo hacia otros estados en busca de nuevos retos. Tanta amistad había que, tras la marcha de Ray Allen a una franquicia rival directa como es la de Miami Heat, Kevin Garnett no ha vuelto a dirigirle la palabra. Cierto es que la versión que cuenta Kevin es un supuesto pacto verbal entre ambos de no abandonar el equipo dirigido, hasta entonces, por Doc Rivers.

El 'Bir Three' dejaba la franquicia en buenas manos, las de Rajon Rondo, el mejor base puro en toda la NBA. Pero como sólo en América pasa, los equipos requieren de reconstrucciones si quieren volver a triunfar. Desde hace tres años, el equipo de Danny Ainge se encuentra en una de ellas.

Anuncios

En plantilla tan sólo tiene a una superestrella mundial como es Rajon Rondo, pero últimamente se lesiona demasiado y jugadores como Jeff Green o Avery Bradley tienen que tirar del carro. Este, y como el anterior, es un año en el que se espera de la franquicia que obtengan al menos un 50% de victorias y, quien sabe, si con un poco de suerte consigan entrar en Play-Offs. Fácil no lo tienen, pero la temporada NBA aún no ha comenzado.

#Baloncesto