"Esta multa la va a pagar tu padre". Con estas desagradables palabras se dirigió el defensa central del #FC Barcelona y de la Selección Española a unos agentes de la guardia urbana de Barcelona, después de que éstos decidieran multar a su hermano por haber estacionado su vehículo en una zona no habilitada para ello. Los hechos ocurrieron la noche del pasado domingo 12 de octubre, cuando Gerard y su hermano pequeño Marc se encontraban en la zona barcelonesa del Port Olímpic.

El pequeño de los Piqué fue amonestado por dejar su vehículo parado durante más de quince minutos en un carril bus-taxi, debido a que impedía la correcta circulación de los vehículos de servicio público.

Anuncios
Anuncios

Fue en ese momento cuando intervino el jugador del Barça, interpelando muy duramente a los agentes. Por afirmaciones como "me tenéis envidia por ser famoso", "sois una vergüenza" o "sois unos chulos", los miembros de la guardia urbana barcelonesa denunciaron a Gerard Piqué por faltar al respeto a la autoridad. Además, el futbolista se jactó de ser una figura pública asegurando que, si llamaba a los jefes de los agentes, iban a retirar la sanción a su hermano. "Se os va a caer el pelo", espetó Piqué a los guardias, que, según el deportista, se aprovechaban de su uniforme para multar a la gente sin motivo.

Ante la polémica suscitada por el incidente, que salió a la luz pública pocas horas después de tener lugar, el futbolista se manifestó en su perfil de Twitter con el siguiente mensaje: "Se ha exagerado mucho lo que dije pero, en cualquier caso, lo siento, me he equivocado y no volverá a ocurrir".

Anuncios

Los detractores del jugador han criticado que emplease las mismas palabras que utilizó el Rey Juan Carlos tras el accidente de Bostwana para disculparse, puesto que entienden que guardan un matiz irónico. Algunos de sus compañeros de equipo, como Jordi Alba, han declarado públicamente que apoyan a Piqué y que el encontronazo con los guardias no tuvo tanta relevancia como la prensa ha querido dar a entender.

#Fútbol