El F.C. Barcelona llegaba al Parque de los Príncipes para enfrentarse al París Saint Germain. El equipo catalán se las prometía muy felices al conocer la noticia de Zlatan Ibrahimovic no iba a poder disputar el encuentro ante su ex-equipo. A la baja del sueco, había que sumar la Thiago Silva y la del "pocho" Lavezzi. Pero, a pesar de las notables bajas, el equipo francés es un equipo de garantías con jugadores como David Luiz, Marquinhos, Lucas Moura y Cavani, entre otros.

El partido estuvo muy disputado en todo momento y, además, vimos muchos goles, que eso siempre es bueno para el aficionado. El equipo de Laurent Blanc se iba a adelantar en el marcador a los 11 minutos de partido tras un libre directo a David Luiz le dio tiempo a controlar, girarse y batir a Ter Stegen ante la atenta mirada de un pasivo Javier Mascherano.

Anuncios
Anuncios

Muy poco le iba a durar la alegría a los franceses, un minuto exactamente, ya que una jugada de libro entre Messi, Neymar e Iniesta acabó con un disparo del argentino ante el que nada pudo hacer Sirigu.

Pero al gol blaugrana, se volvió a imponer el PSG. Ayer era el día de los franceses y estaban dispuestos a llevarse la victoria. En un saque de esquina botado por Tiago Mottia, fue Verrati el encargado de rematar y poner el segundo tanto para su equipo ante la mala salida del portero alemán y la mala defensa de Ivan Rakitic. Con el marcador de 2-1 nos fuimos al descanso.

Tras la vuelta de vestuarios, los de Luis Enrique salieron en busca del empate manteniendo la posesión, como ya nos tiene acostumbrados, pero sin encontrar espacios ante una defensa parisina muy bien posicionada. El gol que iba a llegar era el tercero del Paris Saint Germain tras un contraataque bien ejecutado por los franceses que acabó con un centro de Van der Wiel rematado por Matuidi.

Anuncios

Como iba a suceder en el inicio del partido, el Barcelona iba a conseguir marcar muy pronto, pero esta vez para recortar distancias. Neymar aprovechó un balón en la frontal para poner un disparo que entró rozando el palo.

Tras el gol, el partido murió en el área francesa con el FC Barcelona teniendo el balón pero sin crear peligro excesivo. La única ocasión peligrosa fue un disparo de Munir que Marquinhos consiguió repeler cuando el público ya cantaba gol. #Fútbol #Champions League