El mejor nadador de la historia actualmente, Michael Phelps, anunció tras ganar ocho medallas en los #Juegos olímpicos de Pekín en 2008 que su vida iba a dar un cambio importante: comentó que tras el evento de Londres 2012 se retiraría del mundo acuático. Estos últimos cuatro años desde que dio la noticia hasta el siguiente mundial fueron más relajados, puesto que el deportista de élite había vivido hasta entonces (tenía 23 años) únicamente por y para la natación; había decidido que quería dedicarse a vivir otras cosas, una vida de verdad. Literalmente, el nadador enunció que necesitaba "desintoxicarse" de tanta agua. Parece ser que años después ha necesitado desintoxicarse, sí es esto cierto, pero de otras cosas…

El pasado fin de semana, la Policía paró al deportista mientras conducía: fue sometido a la prueba de alcoholemia y los resultados salieron positivos, doblando prácticamente la tasa permitida para la conducción.

Anuncios
Anuncios

Phelps afirma que nadar es una importante y mayoritaria parte de su vida, pero que ahora mismo no se encuentra en una situación fácil ni soportable; el tiburón necesita separarse de su pecera para centrarse en sí mismo y en lo que va a hacer con su persona. Tras pedir disculpas en público por el resultado positivo de las pruebas de ebriedad, el nadador dijo que se iba a integrar en un programa que le ayudase a comprenderse. Él mismo es consciente de que no ha actuado de una forma correcta y se siente decepcionado consigo mismo… La verdad es que daría gusto si todos los "famosillos" fueran así de honrados e intentasen remendar los errores cometidos…

Está claro que errar es de humanos y todos nos hemos equivocado alguna vez, pero lo importante es reconocerlo y tomar medidas para que no vuelva a suceder.

Anuncios

En sus declaraciones, Phelps parecía arrepentido de esta y otros comportamientos no del todo correctos que ha tenido durante su vida. Esperemos que este paréntesis en su vida deportiva le sirva para darle sentido a su vida y vuelva pronto a hacernos disfrutar con su estilo en el agua. ¡Ánimo, Michael!