Ayer, martes 28 de octubre, se disputaba una jornada de la Capital One Cup en Inglaterra. Era el turno de dos de los equipos más punteros de la Premier League, el Liverpool de Brendan Rodgers y el Chelsea de Jose #Mourinho. Ambos consiguieron la victoria con más sufrimiento de lo esperado ya que, en el caso de los "blues", el rival era de una categoría inferior. El Liverpool por contra se enfrentaba a un equipo de su misma liga, el Swansea, en un partido que le servía para devolver la confianza a un equipo que no ha empezado con buen pie la temporada.

El técnico del Liverpool decidió dar un aire nuevo a su once inicial y probar cosas nuevas de cara a la competición liguera, donde no está encontrando buenos resultados.

Anuncios
Anuncios

Las novedades en la alineación no tuvieron ningún efecto y el conjunto seguía con la misma dinámica. Los "red" tenían el control del balón en todo momento pero les faltaba esa chispa para encontrar los espacios necesarios y originar ocasiones de peligro.

La cosa se iba a torcer cuando al inicio de la segunda parte, el equipo del Swansea se iba a adelantar en el marcador con una volea de Marvin Emnes tras un centro lateral. No pintaba nada bien para los de Liverpool pero Rodgers decidió dar entrada al jugador que iba a cambiar el encuentro. El polémico Mario Balotelli entró en el campo y solo 7 minutos después remató un centro de Borini para empatar el encuentro. El partido parecía que acababa en empate pero un centro lateral se lo trago el guardameta Tremmel y Lovren solo tuvo que empujarla para darle la victoria a su equipo.

Anuncios

El rival del Chelsea era el Shrewsbury Town. El equipo de la League One (segunda B inglesa) puso en serios apuros al equipo de Mourinho. Los "blues" se adelantaron en el marcador con un gol de Drogba tras un buen remate de primeras dentro del área. El humilde equipo iba a empatar el encuentro a quince minutos del final con un gol de Andrew Mangan tras un mal despeje de Obi Mikel. Pero la mala suerte se iba a cebar con el Shrewsbury que, a nueve minutos de final tras un centro de William, su jugador Grandison se iba a marcar en propia puerta. #Fútbol