Comenzamos por uno de los partidos más destacados de la jornada. La Lazio visitaba a la Fiorentina estando ambos empatados a 9 puntos en novena y décima posición. El partido iba a decantarse del lado de los visitantes con un 0-2 en el electrónico de Florencia. En el minuto 35' y asistido por Candreva, Djordjevic conseguía adelantar a los de azul celeste en el marcador. Ya en el añadido de la segunda mitad, otra vez asistía Antonio Candreva, pero en esta ocasión a Lulic, para que éste pusiera el definitivo 0-2 en el marcador.

El Atalanta recibía a un muy débil Parma que, antes del encuentro, partía como colista junto al Sassuolo.

Anuncios
Anuncios

El partido no iba a decidirse hasta el minuto 90', cuando Boakye decidió que era hora de anotar un gol y dejar los tres puntos en casa. Así pues, con esta derrota y el empate de Sassuolo y la Juventus, el Parma se queda como único colista con tres puntos de veintiuno posibles. El Atalanta, por su parte, consigue ascender de la décimo octava posición a la décimo tercera.

El Torino, al fin, consigue una nueva victoria en Serie A. Esta vez iba a ser ante el Udinese y por la mínima. Quagliarella, asistido por Vives, adelantaba a los locales en el minuto 62' y ponía el definitivo uno a cero en el marcador. Con este resultado, los de Turín ascienden a décimo segunda posición, con ocho puntos, mientras que el Udinese baja hasta la quinta posición, manteniéndose con trece puntos en siete encuentros disputados.

Anuncios

El AC Milan visitaba al Hellas Verona a las 15:00 del domingo. La victoria iba a ser algo más incómoda que lo que el marcador puede reflejar. En el minuto 21', Marques se metía un autogol y le daba ventaja a los de Filipo Inzaghi. Seis minutos más tarde, Keisuke Honda anotaba el segundo para los rossoneri asistido por El Shaarawy. Diez minutos después de salir del túnel de vestuarios, otra vez el jugador nipón Keisuke Honda ponía el 0-3 en el marcador que le daba mucha tranquilidad a los milaneses. El Verona no se quedaría detrás, y un gol de López en el 87' y un larguero en el 88' ponía el miedo en el cuerpo a los de Inzaghi. #Fútbol