Puede que el verano esté tocando casi a su fin y que las playas ya no estén tan pobladas como en meses anteriores por bañistas y demás amantes del mar. Pero la fuerza de las olas, aún ha dejado dos nuevas víctimas hoy 5 de Octubre en la costa vasca.

Dos hermanos de cuarenta y cuatro y cuarenta y seis años vecinos de Pamplona, han fallecido en Zarautz mientras practicaba surf.

El pronóstico para la mar era de marejada a fuerte marejada. Pese a eso, tanto surfistas aficionados como profesionales, no se han podido resistir en lanzarse a coger las olas en la playa de la localidad guipuzcoana.

Los dos hermanos han sido avistados por otros surfistas que al ver que tenían problemas, se han lazado a ayudarles.

Anuncios
Anuncios

Después los han arrastrado hasta la orilla de la playa semiinconscientes. Pese el rápido despliegue sanitario de dos ambulancias con su respectivo personal sanitario, no se ha podido hacer nada por los muchachos. Aunque han tratado de reanimarles, ambos han fallecido poco tiempo después.

El surf no está considerado como un deporte de riesgo pero muchos son los expertos que aseguran no cualquiera puede lanzarse a la práctica de un deporte, sea cual sea, sin conocer a que se enfrenta.

La dificultad más importante de este deporte reside en la velocidad, en el tamaño y en la forma de las olas. Las olas que se consideran mejores para practicar este deporte son las que evolucionan y rompen desplegando la pared y la espuma que sigue el fin de la misma. Si las olas, por lo contrario, estrellan sobre una zona de roca y con poca profundidad, son más aptas para otro tipo de deportes como, por ejemplo, el Bodyboard.

Anuncios

El estado de la mar que presentaba hoy la playa de la localidad guipuzcoana no era para personas con un mínimo de experiencia sobre la tabla.

"Había olas muy grandes, esos chavales no eran surfistas conocidos en Zarautz y parecía que no tenían nivel suficiente para hacer frente a las olas que hoy han azotado la costa guipuzcoana" ha declarado a los medios de comunicación uno de los responsables de una escuela de surf de Zarautz de la cual, dos de sus monitores han sido los que han salido al rescate a los dos hermanos.

Nunca, ya se sea bañista o se esté realizando un deporte, hay que olvidar la fuerza del mar y su constantes cambios.

Mientras el dolor se cierne sobre la familia por la fatídica perdida de dos de sus miembros, muchos otros son los que se aventuran de nuevo en la práctica de nuevos deportes, acuáticos o no, para distraerse y disfrutar de la vida.

Sin embargo, ni los más experimentados deportista de élite, están exentos de cometer errores fatales que les cueste la hasta la vida.

Anuncios

En marzo de 2011 Sion Milosky, nombrado en febrero de ese mismo año el mejor surfista underground del North Shore muere en Mavericks. Según explicaron los presentes, todo le iba francamente bien al surfista. Las olas sobrepasaban los 10 metros y ya había practicado sobre varias de ellas ese día. Casi al final de la sesión, Sion cayó al intentar surfear la primera ola de la serie y desapareció con las siguientes. Su tabla apareció de entre las aguas y 20 minutos más tarde hallaron su cuerpo ya sin vida del surfista.

Pero Milosky no era el primer surfista que moría en Mavericks (Mavericks es un destino de invierno para algunos de los mejores surfistas de olas grandes del mundo. Las condiciones en Mavericks suelen ser de alto riesgo. Un concurso por invitación, sólo se lleva a cabo allí la mayoría de los inviernos, cuando las olas vienen). Mark Foo fue el primero que falleció en 1994 en Mavericks.

Nadie está exento de los peligros de la vida. No hay que esconderse en una burbuja y no hacer nada. ¡No se trata de eso! Mas cuando hablamos de un deporte, los eventualidades, sea cual sea el deporte, existen y hay que ser consecuentes con lo que uno se lanza a hacer.

Un recuerdo en el día de hoy, para todos los que perecieron en el mar, por la fuerza de la naturaleza convertida en olas. ¡Descansen en paz!